¡El que no salta, no va a Japón!

¡Los Gladiadores a Juegos Olímpicos de Tokio 2020! Vencieron 31-27 a Chile en la final de los Juegos Panamericanos y escribieron una nueva página en la historia del handball argentino al asegurarse la clasificación a la tercera Olimpíada de manera consecutiva. 

Si hace diez años alguien venía y te decía “Los Gladiadores van a estar en tres Juegos Olímpicos seguidos”, ¿le creías? Que sensación hermosa saber que hoy eso es realidad. Vos, que lo viviste en la cancha o lo miraste por televisión, que te emocionaste con las atajadas de Matías Schulz o con los goles de Diego Simonet (11 por cierto), por poner algunos ejemplos, cantá, festejá, llorá, gritá, porque Argentina va a Tokio. 

Sí. La Selección Nacional otra vez en un JJOO. ¿Qué locura verdad? Sí, también. Pero atrás hay todo un trabajo impresionante para que eso pase. Porque atrás hay un proyecto comandado por Manolo Cadenas, con jugadores que dejaron todo para estar en Lima y se recuperaron de lesiones en tiempo récord o mismo algunos que quisieron jugar la final contra Chile a toda costa por más de tener molestias. 

Selección - El que no salta no va a Japón
Vuelo directo a Tokio del Chino Simonet

No era una final, ninguna lo es. Enfrente no estaba Brasil, aquella con la que Argentina se enfrentó en los partidos definitorios desde los Juegos Panamericanos de Santo Domingo 2003. No. Del otro lado estaba Chile, quien llegó a una final de este tipo de certamen por primera vez en su historia con mucha hambre de gloria tras dejar en el camino justamente a la verdeamarela.

Ya de por si el partido de la fase de grupos pareció ser a matar o morir. Y este no fue la excepción. Los trasandinos dejaron todo en la cancha y estuvieron a la altura de la final. Pero como mencioné hace unos días no más, los Gladiadores te ilusionan, te hacen soñar con cosas cada vez más y más grandes. No sólo por el gran juego desplegado, sino también por el coraje y la aparición de un equipo en momentos claves. No es casualidad ver a Pablo Vainstein atajando una pelota como si fuese arquero en un contragolpe de la Roja, o al Chino meter un gol desde un lateral en propio campo y festejarlo con Federico Pizarro en el piso. Y así podría seguir con muchos ejemplos más. 

La cuestión es que este grupo de jugadores supo reaccionar. Cuando Chile lo empató en el primer tiempo Argentina no tardó en ponerse al frente. O incluso dominar el complemento y sacar una renta de hasta seis goles que finalmente cerró en 31-27 a favor. No es casualidad que este equipo vuelva a colgarse la medalla dorada de un Panamericano y poner al país en lo más alto del handball de América (también por lo hecho en Campeonato Panamericano de Groenlandia de 2018). No es pura coincidencia que uno no sueñe ni se emocione con los Gladiadores. No es un día más. 

Ya pasó tiempo de aquel relato conmovedor de Pablo Monti (por mencionar a uno de los tantos periodistas que vivieron ese momento) de cuando la albiceleste se coronó en Guadalajara 2011 y se clasificó por primera vez a una Olimpíada (Londres 2012). Pasaron años desde ese entonces pero la emoción e ilusión sigue intacta. Intacta como las ganas de este seleccionado argentino por asegurar el pase a Japón, por escribir una nueva página en el handball nacional y a partir de ahora por tachar cada uno de los 351 días que restan para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. 

Selección - El que no salta no va a Japón
Mira todas las fotos del encuentro haciendo click en la foto

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.