Noruega volvió a consagrarse

Noruega se consagró campeón europeo por octava vez tras vencer 22-20 a Francia.

Este domingo se dio por finalizada la máxima competencia continental a nivel selecciones en Europa. Uno de los favoritos de siempre, Noruega, pudo quedarse con el título tras ganarle por 22-20 a Francia, en un emocionante partido que no se definió hasta el final. Ambos equipos llegaron a esta instancia invictos, siendo que Francia solo había perdido un punto al empatar con Rusia en la Main Round.

Esta fue la primera competencia en muchos años en la cual el seleccionado nórdico pudo presentar a su equipo prácticamente entero y se hizo notar. El regreso más esperado para jugar con su equipo: Nora Mork, quien fue la goleadora del torneo y mejor lateral derecho de la competencia. Si bien la jugadora del Vipers no tuvo una planilla de goleo tan abultada como en el resto del torneo, apareció en los momentos claves con goles importantísimos sobre el final del partido, en un encuentro en el que las arqueras fueron las protagonistas.

El encuentro comenzó con una Francia muy intensa en defensa, cortando los circuitos clásicos del juego noruego en los primeros minutos y con una joven Pauletta Foppa con gran efectividad. Sin embargo, poco a poco, y con grandes intervenciones de Silje Solberg en el arco, las dirigidas por Thorir Hergeirsson pudieron sacar una renta de cinco tantos en los minutos finales de la primera parte. Noruega, aún con algunos errores poco característicos de manejo, pudo irse al descanso con una ventaja de 14-10.

Las cosas se veían cuesta arriba para las francesas, que debían ponerse rápidamente a tiro si querían conservar el título continental. La solución, y el gran drama para las noruegas, llegó con el cambio bajo los tres palos: salió Amandine Leynaud (con casi un 33% de efectividad) e ingresó Cleopatre Darleux (quien sería nombrada MVP del partido). A partir de aquí el partido se volvió un duelo de arqueras, con enormes intervenciones de ambas guardametas.

Si bien el primer tiempo no tuvo un goleo tan alto como al que nos han sabido acostumbrar estas selecciones, en el complemento se dificultó aún más, con ásperas defensas, errores de manejo y porteras en un altísimo nivel. Durante casi diez minutos Noruega no pudo convertirle un tanto a Darleux; pero, Francia no supo aprovechar en ataque el nivel superlativo de su arquera, fuera por chocarse contra la defensa noruega o por las paradas de Solberg.

Promediando los veinte minutos del complemento, la portera gala tenía una efectividad del 70%, habiendo tapado siete de diez lanzamientos. Es así como, con nueve minutos por jugarse, Francia empató las cosas y, dos minutos después, logra superar a Noruega en el marcador por la mínima (19-18). Sin embargo, esta ventaja no les duró mucho a las dirigidas por Oliver Krumbholz; ya que, poniéndose la capa de heroína, llegó Nora Mork a convertir su primer gol del segundo tiempo con un sablazo desde los nueve metros. El mismo fue seguido por una enorme para de Solberg y un tanto de Reistad, que pusieron a Noruega 21-20 arriba con cuatro minutos por jugarse.

En el siguiente ataque las malas noticias vuelven a Francia, ya que su central, Grace Zaadi, ve la tarjeta roja tras un mal cambio (la roja fue debido a que era su tercera exclusión). Pese a esto, las galas lograron robar un balón y empatar el tanteador en veinte goles. Esta alegría no duraría, porque Mork volvería a poner a su seleccionado arriba por la mínima. Luego, un gol de la extremo Sanna Solberg pondría a Noruega arriba por dos; una contra malograda entre Darleux y Foppa terminaría de sellar el encuentro, que contaría con un penal errado por Mork en el último segundo.

 

 

 

 

 

De esta manera, Noruega consigue su octavo título en once finales jugadas. De lo más destacable del partido son ambas arqueras, Solberg culmino con una efectividad del 46% y Darleux del 57%, quedándose así con un MVP con gusto a poco. Otro aspecto positivo a destacar para las campeonas invictas fue el alto nivel que pudieron sostener a lo largo del torneo, especialmente tras el regreso de una de sus máximas estrellas, Nora Mork, luego de haber estado más de dos años parada debido a lesiones de rodilla.

Por su parte, Francia puede quedarse con un sabor agridulce de esta competencia. Por un lado, pudieron demostrar que están por encima del nivel que habían demostrado en el mundial de Tokio, donde habían quedado afuera de la Main Round. Es decir, pudieron dar un vuelco de 180º a la imagen que habían dejado allí, superando sus propios objetivos para este torneo, donde habían planteado llegar a la Main Round y pelear un puesto en la semi final. El resultado puede dejar un sabor amargo, pero el proceso demuestra que Francia aun tiene mucho para dar y competir en lo más alto del nivel Europeo –si es que Tokio podía haber dejado dudas, aquí se vieron evaporadas-.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.