Trabajosa victoria de Francia sobre Suiza

Francia sufrió más de la cuenta para derrotar a Suiza por 25-24. Los suizos, luego del triunfo de Noruega sobre Austria, también están en la Main Round.

26 años habían pasado de la última vez que estas dos selecciones se cruzaron en un Mundial. Aquella vez, los franceses vencieron por 28-18 en los cuartos de final de Islandia 95, que marcaría el comienzo de su dominio en la escena del handball internacional. Por su lado, los suizos, no pudieron entrar a otra copa del mundo hasta esta edición.

En el comienzo del partido parecía que Les Blues iban a hacer pesar la calidad de su plantel, incluso Nedim Remili dejó una hermosa rosca y no look pass encontrando a Luka Karabatic en los primeros minutos. Pero los dirigidos por Michael Suter empezaron a crecer en el juego de la mano de su figura, Andy Schmid. El central del Rhein-Neckar Löwen alemán jugó un partido extraordinario, haciendo goles desde todos lados, asistiendo y además creando espacio para sus compañeros. Nueve de los 14 goles de su equipo en el primer tiempo, vinieron por su zona de ataque en el posicional.

El conjunto francés no se encontraba cómodo para jugar, a los 14 minutos pidió tiempo muerto cuando se encontraban 5-8 abajo, y si bien a partir de allí mejoraron, sobre todo en defensa, nunca pudo dominar con autoridad en el partido, a pesar de que su rival tuvo ocho exclusiones en la primera mitad. Encima su arquero Wesley Pardin tuvo que dejar la cancha por una lesión en la rodilla, tras un choque con Cedrie Tynowski.

El entretiempo llegó con un empate 14 a 14 en el resultado, luego de un gol de los vestidos de blanco y de un penal Kentin Mahe fallado a pocos segundos de llegar los 30, aun así Mahe fue de los mejores jugadores de la primera parte. Para el complemento la tónica del juego fue muy igualada, con Les Experts en ventaja, pero nunca por más de dos goles, y con Suiza a tiro gracias a los tantos de Schmid y jugándoles casi toda la segunda parte con doble pívot, dejando el arco vacío y haciendo ingresar a Samuel Rothlisberger junto a Alen MIlosevic. Aunque la pieza clave para mantener la paridad en el marcador fue Nikola Portner, el arquero del Chambéry francés tuvo buenas e importantes atajadas 12/36 (33,33%).

Los 10 minutos finales fueron cabeza a cabeza. El equipo de Guillaume Gille no pudo en ningún momento sentenciar el encuentro, más que nada por errores que su rival le hizo pagar, pérdidas, faltas en ataque, exclusiones y su poca eficacia en ataque 25/51 (49%). Fue entonces apareció, como siempre, Vincent Gerard. Fueron dos atajadas increíbles en momentos calientes, la primera cuando su equipo defendía con cinco y otra cuando solo eran cuatro. Luc Abalo marcó en la siguiente jugada y puso un 25-23 que parecía definitorio, con poco más de un minuto para jugar.

Pero Suiza no bajó los brazos, Roman Sidorowicz encontró el descuento con 30 segundos en el reloj y desde el banco de suplentes pidieron tiempo muerto. Al volver salieron con la marca persona en toda la cancha, los franceses se movieron bien y dejaron solo a Melvyn Richardson, pero nuevamente salvó Portner con una gran salvada con el pie. La última estuvo en manos del suizo Medhi Ben Romdhane que, apresurado por el reloj, lanzó rápido y desde lejos una pelota que salvó Gerard nuevamente.

A Francia debe quedarle un sabor agridulce en la boca, por ganar pero no mostrar su mejor nivel. Ahora encarará el grupo 3 de la Main Round con seis unidades, donde ya lo espera Portugal con el mismo puntaje. Por su parte Suiza irá a la misma zona, pero con dos puntos, producto de su victoria ante Austria.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.