Felipe Barrientos: “Creo que estamos en un buen momento”

Felipe Barrientos hará su quinta aparición en la máxima competencia mundial con Chile frente a Dinamarca y nos contó sus sensaciones antes del arranque, la preparación, el grupo y los objetivos que se plantearon.

Ya hace tiempo que Chile no es casualidad que esté en un Mundial. Años atrás se había coronado subcampeón del Panamericano en Buenos Aires rompiendo la hegemonía que tenían Brasil y Argentina en el torneo. El inicio de un proyecto, a largo plazo, con Fernando Capurro y, luego, el salto de calidad que le dio Mateo Garralda a la selección trasandina le posibilito la chance de disputar su quinto mundial consecutivo.

¿Qué tienen en común aquel Mundial de Suecia 2011 con el que se esté por disputar en Alemania/Dinamarca? Un mismo referente ¿Quién? Felipe Barrientos.

— ¿Qué sensaciones te produce disputar el quinto mundial con tu Selección?

Nos llena de orgullo porque, en principio, cuando uno juega el primero nunca se imagina que va a llegar hasta esta instancia. Después de 8 años de estar en esta competencia obviamente que es súper importante y meritorio por las condiciones en las cuales se desarrolla el balonmano en general en América, y más en Chile. Con una estructura súper precaria, y digamos con pocos recursos, estar cada dos años jugando contra los mejores del mundo la verdad que es un privilegio. Básicamente el sentimiento es de más responsabilidad que en los otros mundiales, porque uno espera poder mejorar. También por el hecho que jugaremos uno de los partidos inaugurales, uno de los partidos más visibles, y donde la imagen tanto del balonmano como de un país está en juego. Así que, la verdad, es de mucha ilusión la situación; pero de mucha responsabilidad y esperemos estar a la altura y dar una buena imagen. Luego obviamente que vamos por nuestras aspiraciones deportivas, de dar otro paso más adelante y mejorar nuestro ranking mundial.

Antes de llegar a Dinamarca, Chile disputó tres amistosos en los cuales cosechó dos victorias y una derrota. Los triunfos fueron frente a Finlandia, por 27-25 y 29-22, mientras que la derrota fue ante Hungría, por 31-24.

— ¿Cómo se sintieron durante la preparación?

— Fue una concentración bastante larga, estuvimos antes de año nuevo incluso y jugamos con Hungría, con uno o dos días de entrenamiento previo, a puertas cerradas, donde ambos equipos rotaron mucho y el resultado no era lo más importante. Entrar en una dinámica de competencia si lo fue, de probar las cosas y en ese sentido se dio un resultado positivo para nosotros de 5/6 goles. Fue bueno para tomar ritmo en un equipo que desde junio que no estaba junto. Una vez que agarramos ritmo de entrenamiento, con el partido de Hungría encima y análisis de vídeos, obviamente que los partidos con Finlandia para nosotros fueron casi jugar el mundial. Si bien hubo espacio para la rotación, ya teníamos que competir. Aparte era un rival europeo y para nosotros era un desafío grande. Si bien Finlandia es un equipo joven, se notaba la escuela nórdica, la calidad en los pases y las alturas de los jugadores. Sirvió, ganamos pese a que ello no fue lo más importante y ambos partidos se dieron con la misma tónica. Sin embargo, el segundo para nosotros fue mucho mejor porque nos soltamos y agarramos ritmo de competencia. En resumen, fue una gira muy buena tanto en lo deportivo como en lo extra deportivo que también juega un papel fundamental.

 

 

Felipe Barrientos fue clave en la victoria chilena sobre Belarús, en Francia 2017, por 32-28.

El reconocido arquero de la Selección Chilena y del Zamora español sabe del desafío que tendrá por delante en el Mundial. Debutara, nada más ni nada menos, ante el último campeón olímpico: Dinarmarca. Y luego tendrá duros rivales en busca de conseguir un lugar para ingresar al Main Round.

— ¿Cómo analizas el grupo que les tocó?

— Es un grupo difícil. Toca el campeón olímpico y el subcampeón del mundo (NdeR: Noruega), que obviamente están en otra dimensión, pero nosotros trataremos de dar una buena imagen y ocupar esos mismos partidos para mejorar. Claramente no va a ser fácil desarrollar nuestro juego contra esas potencias pero lo intentaremos y buscaremos ese margen de mejora después de esos partidos, apelando y siendo conscientes contra quien jugamos para no irse para abajo. También apuntamos a los otros tres rivales donde la tarea va a ser dura de igual manera. Aspiramos a ser competitivos contra Austria, que si bien es un equipo europeo, ya le hemos ganado el mundial pasado a un rival del mismo continente. Ahora el factor sorpresa no está por esa misma razón y porque es el segundo partido del grupo. Entonces no es un factor que ayude mucho, pero esperamos incomodar a los austríacos con nuestro juego. La verdad que nosotros rompemos un poco los esquemas en ese sentido, no somos los favoritos pero el ganar sería dar una sorpresa mayúscula. Luego está Túnez, que es un handball más físico, duro y del golpe. Creo que a nivel defensivo son muy fuertes y tienen excelentes deportistas jugando en primera orden mundial. Contra ellos y Austria la idea será de sorprenderlos, romperle los esquemas y llegar a un final de partido con opciones y en esa dinámica, con dos o tres balones perdidos, te podes meter y sacar algo. El último partido es con Arabia Saudita y no nos olvidamos lo que pasó hace dos años (NdeR: Victoria saudí por 26-25). Va a ser una final que también puede decidir nuestro gran objetivo de mejorar el ranking. Hay que llegar con las ideas claras y sabiendo que si no hay ningún resultado extraordinario, ese partido será donde tengamos mayores posibilidades y ojalá podamos asegurar la mejora”.

En este Mundial vuelve el sistema del Main Round debido a las tempranas eliminaciones que sufrieron equipos de gran calibre en los últimos torneos y Felipe Barrientos dio su opinión: “En general como objetivo obviamente que está la ilusión de pasar de grupo pero este nuevo sistema se nos complica más ya que ahora pasan tres, aunque se puede tranquilamente mejorar el ranking”.

La Selección chilena llega al Mundial tras lograr la medalla de bronce en el Panamericano de Nuuk tras vencer, en un duro partido, al local Groenlandia por 39-36. Tras una extensa preparación en Hungría, Felipe siente que Chile llega en un gran momento a disputar su quinta cita mundialista:Creo que estamos en un buen momento, algunos estamos jugando afuera y eso ayuda a la dinámica. Por supuesto más el buen trabajo que se hace en Chile con los jóvenes que se van incorporando, que influye a la capacidad de un equipo debido a que hay que darle tiempo y margen de que puedan desarrollarse. En resumen pienso que un buen momento, no sé si el mejor porque también quizás los veteranos compiten ya muy veteranos, pero intentaremos dar lo mejor y hacer nuestro mejor mundial”.

Felipe Barrientos en su faceta de entrenador del Balonmano Zamora.
Foto: Zamora 24 horas.

Felipe Barrientos esta jugando por primera vez en Europa, más precisamente en España con el Balonmano Zamora, y al mismo tiempo esta ejerciendo su rol de entrenador como lo hacia en Chile en el Club Italiano.

¿Como te sentís en Europa?

— Estoy súper contento en el Balonmano Zamora. Si bien estoy debutando un poco veterano, con 34 años en el handball profesional, no es sólo eso. También me estoy desarrollando en mis dos facetas, me dedico a jugar y enseñarlo, lo mismo hacía en Chile. Pero hay que buscar otros horizontes, cuando se presentó lo de Zamora logré engancharlo en mi faceta de entrenador y ahora estoy con el primer equipo femenino y las infantiles del club español. También tengo la ilusión de hacer cosas, vamos líderes con el equipo, el adulto femenino va primero invicto, y espero que la segunda vuelta sea igual para estar en fase de ascenso y subir a División de Honor Plata. Para mi sería un sueño ayudar al equipo a lograr ese objetivo que el año pasado se escapó por poco. Y con las más chiquitas me encanta vivir las ganas y la esencia de la formación. Estoy muy contento, la ciudad es buena, el ambiente igual. A nivel jugador me siento cómodo, en una categoría donde puedo aportar y se puede portar bien. Y en todo el contexto, el sábado a sábado me obliga a tener una mejor versión.

 

— Por ultimo: ¿A que va Chile al Mundial? ¿Como definís al equipo?

— ¿A qué vinimos acá? A darle guerra al que se nos pare enfrente, sea campeón olímpico o sea el equipo más desconocido del planeta. ¿Que nos pueden ganar? Sí, seguramente, muchos equipos nos ganarán, pero la pelearemos balón a balón, daremos cara y que la gente se lleve una imagen de un equipo luchador, con mucho corazón y un handball que, si bien tenemos límites, a nivel técnico-táctico podemos dar guerra. A nivel numérico vinimos a Dinamarca a mejorar nuestro ranking, dar siempre un paso adelante, intentar sacar lo mejor del mundial. Que todos salgan fortalecidos de esta experiencia con más ganas y con algo para compartir en Chile y que finalmente el handball chileno siga creciendo en todos los niveles.

Lucas García

Periodista Deportivo recibido. Primer año en DeporTEA y los dos restantes en Crónica. En busca de hacer la licenciatura. Intento de fotógrafo con la Nikon D5300 - Viví los JJOO Río 2016

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.