Sebastián Simonet: “Ballester fue mi casa, sería lindo volver”

Sebastián Simonet anunció que le pondrá punto final a su trayectoria como jugador profesional al final de la temporada. El central de la Selección Argentina pasó por Juventud Deportiva Arrate (España), Club Torrevieja (España) y US Ivry (Francia) antes de llegar al Ademar León (España).

– ¿Cómo fue tu experiencia en Europa? ¿Qué aspectos positivos y negativos sacás?

– La experiencia es increíble. Me fui como un inexperto de la vida y me tocó hacerme un nombre, cocinarme, cuidarme, lo que sea. Ni hablar del handball, que al final termino jugando en un club grande y siendo líder del equipo, cuando al principio no jugaba ni de extremo. La experiencia me llenó completamente en todos los aspectos de la vida. Lo negativo es no estar en momentos importantes de mi familia y de mis amigos de toda la vida, pero puede pasar en cualquier profesión.

 

– ¿Cómo llegaste a la decisión de abandonar el handball profesional?

– Un poco de desgaste. La cabeza empieza a pensar en otras cosas. Uno se cansa de tanto subir y bajar de los aviones, viajes de 15 horas en micro,etc. Hace mucho tiempo me fui de casa y eso fue pesando año a año. Llegó el momento en el que uno quiere disfrutar de otro tipo de cosas y me pareció lo más honrado decirlo. Mi cabeza no da para más, me quedé un poco sin nafta. Fue una decisión muy charlada.

 

– ¿El último mundial fue un obstáculo para seguir jugando a nivel europeo? ¿Qué pensás sobre la organización del mismo?

– No fue un obstáculo, la decisión estaba tomada antes del mundial. La organización estuvo diez puntos, igualmente el sistema de juego de este certamen a mí no me gusta, me parecen más adecuados los octavos, cuartos, semifinal y final.

 

– ¿Hablaste con tu familia sobre el tema o fue algo personal?

– Fue una decisión muy hablada con mi mujer. Me costaba encender esa llama de la pasión por el entrenarme y por el jugar, sentía que no tenía un minuto de descanso. Cuando les comenté a mis hermanos medio que se quedaron, pero lo entendieron enseguida.

 

– ¿Cómo vas a tomar estos últimos partidos?

– Estos últimos encuentros los disfrutaré más, intentaré dejar mi mejor versión como siempre. Sería un lindo gustito despedirme jugando a un buen nivel y quedar segundos con el Ademar.

 

– ¿Sentís que dejás un legado en el handball nacional?

– De la selección todavía no me retiré y espero quedarme un año más, pero sé que muchos chicos se fijan en los que jugamos afuera y que puedo ser una fuente de reflejo o inspiración para alguno que tenga la duda de irse o sueñan con jugar afuera. El legado lo podré valorar cuando me retire de la selección.

 

– ¿Pensás en un retorno a Ballester o a algún club del país?

– Por ahora no estoy pensando en volver a jugar en Argentina. Ojalá la selección me obligue a seguir jugando en algún club del país clasificando a Tokio. Ballester fue mi casa durante mucho tiempo, sería muy lindo volver a jugar ahí. Dependerá de mis ganas y cómo me sienta cuando termine Lima.

 

– ¿Cómo viste el rendimiento de Argentina en el mundial? ¿Qué objetivos quedan por delante?

– Vi muy competitiva a Argentina. Estoy orgulloso del equipo, de la entrega que dio y de la calidad de juego que mostró en muchos momentos. Tenemos que reducir los errores no forzados pero estoy satisfecho con lo que dio el equipo. El objetivo está claro, clasificar a Tokio. La primera y más fuerte chance es Lima, vamos a ir a ganar ese torneo.

 

– ¿Podrías dar tu postura sobre la ex Secretaría de Deportes? ¿Y sobre el CeNARD?

– La transformación de Secretaría a Agencia pasa por el lado de agilizar muchas cosas que nosotros sentimos que hay demasiada burocracia para hacer cosas que creemos que son simples. Ojalá sea por ese lado que es lo que nos dicen a nosotros. Tengo confianza en Diógenes. Me encantaría que el Cenard quede y se sume un centro más, como también que hayan más a lo largo del país. Ojalá que el Cenard no se toque.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.