El partido más importante de UNLu

La Universidad de Luján sigue con su deuda pendiente: la mejora de una infraestructura que está muy lejos de ser la adecuada para uno de los grandes planteles del país. Ahora, sus referentes toman la posta y buscan respuestas.

En los últimos tiempos, por suerte, se han visto mejoras en la infraestructura de los clubes metropolitanos: desde los Multideportivos de Ferro hasta la puesta a punto del legendario playón del Luján. La mayoría de estas obras no podrían realizarse sin la dedicación y la pasión de los propios protagonistas (jugadores y familiares). Sin embargo, la Universidad de Luján parece ir a contramano de esta tendencia: aún contando con los recursos necesarios para mejorar las condiciones, la institución se opone a las obras.

Esta no es una situación nueva, pero la paciencia de los jugadores de San Fernando se está agotando. Hace meses que los planteles de mayores de UNLu no pueden ejercer la localía en su cancha (suspendida por goteras). Esto se suma a las malas condiciones de los vestuarios. Tampoco el piso de la 40×20 es el ideal para una institución que cuenta con varios jugadores de Selección y muchos chicos y chicas que entrenan todos los días allí.

Ahora, los referentes del plantel de la Liga de Honor han decidido exponer públicamente la situación, en busca de alguna reacción por parte de la Universidad. “Hace cuatro años llegué a la Universidad de Luján, ex CEF 13, ex INEF, con la propuesta de conseguir grandes cosas a nivel deportivo”, comienza Federico Pizarro en su descargo. “Al día de la fecha logramos ser campeones en siete de los últimos 11 torneos jugados entre Apertura, Clausura, Nacionales y Súper 4. Lamentablemente, ningunos de todos estos logros sirven, ni ser el mejor equipo del país, ni tener cinco jugadores en proceso de Selección Argentina o cuatro jugadores doblemente Olímpicos o cientos de chicos y chicas de inferiores. A la UNLu NO le interesa el handball y lo demuestra… No hay apoyo económico a la actividad de ningún tipo, no hay una cancha “presentable” ni para jugar ni para entrenar y tampoco hay vestuarios. Hace un año y medio está suspendida para la Liga por problemas edilicios”, continúa el nº 3 de la Selección, que finaliza pidiendo “libertad de opción para presentar el proyecto de handball en algún club serio de la zona”.

Aporta Nicolás Souza, jugador de la institución: “La actividad la mantenemos nosotros, con las cuotas de los jugadores, pero queremos arreglar el techo y no nos dejan. Con todo lo que proponemos para mejorar gimnasio, siempre recibimos un no. Los vestuarios dan asco, hay otros que quedan muy lejos. Vas y no hay agua, es una vergüenza”.

Federico Fernández, otro Gladiador, suma su explicación: “Antes, el INEF era toda una estructura. Se pagaba una cooperadora y de ahí se sustentaban las actividades. Cuando esto pasó a ser la Universidad de Luján, la actividad quedó al margen. A raíz de esto, se realizó una asociación de handball y nos valemos por nosotros mismos. Hace 12 meses que estamos intentando arreglar el techo y, por burocracias de ellos o porque simplemente no quieren, no nos dejan avanzar. Siempre piden que se presente un papel nuevo. Así es con todo lo que tiene que ver con la infraestructura. La actividad tiene la plata y no pide nada más que autorizar la obra”.

¿Cómo seguirá esta historia? Por lo pronto, los jugadores continúan en la búsqueda de mejorar las condiciones de entrenamiento y competencia. De conseguirlo, seguramente el legado de este Súper UNLu sea mucho más grande que los títulos en la vitrina.

Stefanía León

Tesista de Ciencias de la Comunicación en U.B.A. y jugadora de Handball en la Municipalidad de San Miguel. Obsesiva de las redes sociales, buscando innovar siempre. Ex C5N y abriendo camino en A.F.A.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.