Argentina se quedó en la puerta de pasar a cuartos de final

Qatar venció 26-25 a Argentina y pudo clasificó a cuartos de final. Los Gladiadores se quedaron con el puesto 11º, su mejor participación en un Mundial.

Hoy Argentina tenía una chance histórica de terminar entre los primeros ocho países del mundo. Para ello tenía un único objetivo: ganar o empatar con Qatar. Durante casi cuarenta y nueve minutos Argentina lo logró, pero se le escapó en el final. La cuestión es: ¿Qué pasó ahí? ¿Por qué se falló sobre el final? Y, ¿qué podemos rescatar de esta dura derrota desde lo anímico? Entiéndase bien, no se busca matar a nadie, ya que Los Gladiadores nos permitieron ilusionarnos con el mejor puesto continental y eso es muy loable. Pero, ¿qué le está faltando?

Lucas Moscariello, uno de los mejores jugadores del seleccionado, marcó seis goles ante Qatar.
Foto: IHF/Egypt 2021

Tras un comienzo parejo del partido, Argentina conseguía una renta de seis tantos a su favor promediando los 16 minutos del juego. Dos veces va a conseguir esta ventaja, dos veces va a recortarla Qatar. A lo largo del encuentro hubieron varios problemas de distinto calibre. El primero es que, a los 24 minutos, luego de que Lucas Moscariello, autor de seis goles, convirtiera el tanto número 13, Argentina se secó. Y, si bien Danijel Saric y Mohamed Abidi tuvieron sus intervenciones, no fueron los responsables de que Los Gladiadores no convirtieran. Es más, el gran arquero bosnio salió de la cancha hacia finales del primer tiempo por lesión y no pudo volver a entrar. Así, de a cuenta gotas, con fallas ajenas y propias, los oriundos del Golfo Périsco lograron ponerse a uno al terminar la primera parte (12-13).

Pese al cierre de los primeros treinta minutos, los de Manolo Cadenas parecían haberse repuesto rápidamente y, hacia los siete minutos del complemento, habían conseguido una renta de cuatro goles (19-15). En ese momento, Valero Rivera pidió tiempo muerto y lograría virar el rumbo del partido. Los jugadores cubanos, Rafael Capote (en el segundo tiempo) y Frankis Marzo, serían la pesadilla del combinado albiceleste, convirtiendo goles y habilitando compañeros a diestra y siniestra; ya que, cuando no convertían, se la daban al tunecino Youssef Ali quien, pese a no marcar goles, generaba 7mts para Qatar.

El mayor problema de Los Gladiadores aparece en el rubro pérdidas, las cuales fueron 12. Si bien Qatar también tuvo entre ocho errores de manejo propios, la cantidad sumada por el seleccionado nacional era demasiada para la instancia a la que se buscaba pasar. Es más, de esas doce pérdidas, tres fueron en los últimos cinco minutos, lo cual fue determinante para el partido. En esos momentos, sobre el final, Qatar no pudo estirar su ventaja gracias a enormes intervenciones de Leonel Maciel, que mantuvieron a Argentina con vida hasta último momento, pero no alcanzó. Finalmente, Qatar superó a Argentina por 26-25, volviendo a meterse entre los mejores ocho del Mundial; siendo la tercera vez en la historia que hay dos naciones no-europeas entre estas posiciones.

Se pueden analizar muchas cosas del desarrollo del juego. Podemos hablar de los árbitros, con algún fallo cuestionable sobre el final, pero que en otros momentos favorecieron a Los Gladiadores también; hacer foco allí parece redundante. Creo que el eje es pensar: ¿qué pasó para que Argentina se alejara dos veces en el marcador y dos veces Qatar volviera al partido? Puntos a destacar: Qatar fue subcampeón del mundo en 2015 y top ocho en 2017, sabe jugar con la presión de clasificar como uno de los mejores equipos del mundo; por su parte, esto era histórico para Argentina y, si bien creemos que ya va a tener su oportunidad, la experiencia juega un rol importante. También, sumado a las pérdidas, Los Gladiadores sufrieron la falta de efectividad en ataque, registrando un 49%, pese a que los dos arqueros qataríes que no se acercaron a una efectividad del 30%.

El cubano Frankis Marzo, la figura de Qatar, fue elegido MVP y marcó 8 goles ante Argentina. En el Mundial lleva anotados 53.
Foto: IHF / Egypt 2021

Por el lado de los asiáticos, hay varios puntos para destacar. Primero, hay que reconocer el manejo de los tiempos y planteos que tuvo Valero Rivera que, cada vez que su equipo caía, supo levantarlo. Luego, Capote, quien en el primer tiempo había generado para el equipo, pero no había convertido, convirtió los seis lanzamientos que tuvo en el complemento, sabiendo aparecer cuando su seleccionado más lo necesitó. No hay palabras para describir lo de Marzo, que fue durante todo el partido un dolor de cabeza para Argentina, con muchas variantes en el lanzamiento y penetración. A ello hay que sumarle al pivot, Ali, que siguió generando penales, y al arquero, Abidi; este no brilló, pero sobre el final tuvo varias apariciones claves, especialmente frente a los extremos izquierdos argentinos.

Argentina sufrió por errores propios, como bien dijo Diego Simonet para el Diario Olé. Para colmo, tuvo en frente a un Qatar terrenal, pero que supo aprovechar y aferrarse a sus oportunidades. Los Gladiadores finalizarán en el puesto 11, que sigue siendo la mejor clasificación histórica de un seleccionado argentino en un Mundial Adulto, pero que deja gusto a poco. En parte, deja este sabor amargo porque es un equipo que quiere mostrar más y, por sobre todas las cosas, que tiene las herramientas para hacerlo. Poniendo paños fríos a la situación, hay mucho para rescatar de lo hecho por Argentina en el Mundial y da pie para soñar de cara a los Juegos Olímpicos, para lo que van a tener esta experiencia y van a saber sobrellevarlo mejor.

5 thoughts on “Argentina se quedó en la puerta de pasar a cuartos de final

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.