Los Gladiadores hicieron historia en un partido perfecto y van por más

Argentina hizo el partido perfecto y derrotó a Croacia por 23 a 19. Si el lunes derrota a Qatar, estará en los cuartos de final del Mundial.

Sintetizando lo vivido por cada hincha en cada rincón del mundo, Argentina sacó adelante un emocionante partido gracias a su excelente defensiva a lo largo de TODO el encuentro. Con mucha intensidad y conducción tanto desde lo mental como desde lo handbolístico el equipo de Manolo jugó uno de los mejores partidos de la historia.

Los primeros 10 minutos de la Selección fueron perfectos. Con muy buena defensa para cortar la circulación de los croatas y manteniendo el arco en 0 le dieron un parcial 5-0.

Argentina hizo un partido perfecto en defensa. Foto: IHF.
Argentina hizo un partido perfecto en defensa. Foto: IHF.

 El conjunto de Lino Cervar, quien renunció luego del partido en plena conferencia de prensa, no encontró respuestas a la férrea defensiva argentina. Luego de ese sacudón Gladiador, los balcánicos supieron remontar con el gran problema argentino: las exclusiones. Cinco 2 minutos para la Selección en todo el primer tiempo fueron fatales y esto le permitió a Croacia encontrar los espacios y convertir con efectividad.

Hasta el minuto 29 del primer tiempo Argentina fue arriba en el marcador, pero luego los croatas igualaron el resultado para finalizar el primer tiempo 12-12. Muchos penales para Cupic, todos transformados en gol, sumado al ingreso de Pesic que se hizo enorme en el arco, fueron las claves para que finalizara en dicha paridad. Si no fuera por esto y las exclusiones, Argentina pudo haber terminado arriba en el marcador.

El segundo tiempo fue otro partido, los Gladiadores dieron una cátedra de cómo defender y se comieron la cancha desde su salida del vestuario. Impidieron las conexiones con el pívot e incomodaron cada lanzamiento externo de los balcánicos, como también gracias a la disuasión de los N°2 pudieron romper la movilidad de la primera línea rival. Todo esto, cada detalle, para mantenerlos sin convertir durante 15 minutos. Sí, quince minutos sin convertir para los croatas. Una barbaridad.

A pesar de que Pesic se agrandó y fue clave para que Croacia se mantuviera en partido en un resultado corto, la Selección nunca cedió en defensa y esto le permitió tomar aire en ataque. A partir del minuto 45 los Gladiadores bajaron el ritmo e intensidad del partido con ataques largos y precisos para que su rival, una de las selecciones top del mundo, jugara en contra del muro defensivo argentino y también en contra del reloj.

Todos juntos, por otro paso histórico más. Foto: IHF.

Con tantas cosas por destacar, nos quedamos con la entrega y el compromiso defensivo que hubo en cada jugador. Los Gladiadores dejaron en 7 goles a Croacia en el segundo tiempo y con tan sólo 19 en el total del partido. También, un detalle menor pero importante en el desarrollo del partido, es que Argentina luego de las 5 exclusiones en el primer tiempo no tuvo más en el segundo. Ese cambio de chip defensivo fue fundamental para sostener una buena defensa, aguerrida y contactando, pero sin pasar los límites.

Descomunal lo que se vivió en El Cairo, con una Argentina que dio un paso histórico y agiganta su figura en el partido a todo o nada contra Qatar.

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.