Dinamarca comenzó la segunda fase con el pie derecho

Dinamarca, co-organizador del Mundial, derrotó por 25-22 a Hungría, en el Jyske Bank Boxen de Herning, por la primera fecha del grupo dos de la Main Round que los tiene como líderes junto a Suecia con seis puntos.

Desde el comienzo del partido, Rasmus Lauge movía los hilos del ataque danés, aprovechando su uno contra uno para convertir, sacar penales o para asistir a su extremo, Magnus Landin. Por su parte, los húngaros siempre tenían como primera opción encontrar a su pívot, Bence Banhidi. Aunque por donde encontraron con más comodidad para atacar fue desde los nueve metros, con lanzadores como Zoltan Szita y Adam Juhasz. En la primera parte consiguieron cinco tantos por esta vía y acabarían siendo nueve, sobre 17 intentos, al final del partido.

Zoltan Szita fue el goleador húngaro con 5 tantos. Foto: IHF.

Llegando al cuarto de hora de juego el marcador estaba a favor de los locales, pero no por mucha diferencia. Niklas Landin no había conseguido detener un solo disparo del rival, y en su lugar entró Jannick Green. En ese momento, el partido se quebró. El arquero del Magdeburg alemán se mostró en gran nivel. En el primer tiempo tuvo cuatro atajadas sobre ocho lanzamientos (50%), su equipo se escapó en el marcador y se fue al descanso ganado por 15 a 10. En la ofensiva Mikkel Hansen aportó cinco goles (3/3 en 7m.), Magnus Landin y Lasse Svan dos tantos cada uno desde los extremos y Anders Zachariassen fue una solución en el pívot, convirtiendo por duplicado, tras tomar el lugar de Simon Hald, excluido dos minutos.

Jannick Green registró 12 atajadas sobre 28 lanzamientos. Foto: IHF.

En el complemento, los actuales campeones olímpicos bajaron su efectividad en ofensiva. Mientras tanto, los dirigidos por Istvan Csoknyai buscaron rápidamente descontar en el marcador, con Peter Hornyak y Bendeguz Boka desde los extremos. El gran problema que encontraron los húngaros para meterse en partido fue Green, que tuvo otras siete salvadas en la segunda mitad (llegando a un 43% de efectividad). Gracias a esto, los dirigidos por Nikolaj Jacobsen siempre estuvieron arriba en el resultado por tres goles en toda la segunda mitad.

Llegando a los minutos finales, el equipo que vistió de rojo con blanco fue cerrando el partido. Mikkel Hansen agigantó su eficiencia en penales, llegando a 16/17 en todo el Mundial, Mads Mensah Larsen convirtió dos veces en el encuentro y Green continuó invencible hasta el último segundo.

Con la victoria por 25-22, Dinamarca alcanza las seis unidades y acompaña a Suecia en la cima del Grupo II. Ahora deberá medirse ante Egipto, buscando asegurarse un lugar en las semifinales. Hungría, por su parte, solo tiene un punto y tendrá que enfrentar a Túnez en su siguiente encuentro.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.