Chile y una victoria para soñar con el Main Round

Con un gran segundo tiempo, y una actuación brillante de Felipe Barrientos y Erwin Feuchtmann, Chile derrotó a Austria por 32-24, logrando su segunda victoria mundial ante un seleccionado europeo.

El final del primer tiempo fue todo incertidumbre. La ventaja de tres goles que tenían se les escapó. Chile tuvo un último minuto fatal: recibió una sanción por dos minutos y le marcaron cuatro goles, dos de ellos sin arquero. Lo bueno que se había hecho en los 29 minutos anteriores se fue en un vendaval de goles austriacos, que terminaron arriba en el marcador por 15-14.

Marco Oneto, referente histórico del seleccionado chileno

Comenzado el segundo tiempo, todo cambio. Los goles rápidos de Rodrigo Salinas y del juvenil Sebastián Pavez volvieron a equiparar el encuentro y dieron comienzo al dominio trasandino. Obvio que, durante esto, pasaron un susto: dos exclusiones por dos minutos, a Erwin Feuchtmann y Marco Oneto, fueron la oportunidad para que Austria se meta en partido. Pero no la aprovecharon. Los dos goles de contra de Sebastián Ceballos un golpe de knock out para los europeos.

Los dirigidos por Patrekur Johannesson encontraban en Mykola Bikyl y Gerald Zeiner sus mejores opciones para inquietar el arco chileno. Pero, la figura de Felipe Barrientos comenzaba a agigantarse más y más. Sus atajadas, sumadas a la gran tarea defensiva del conjunto entrenado por Mateo Garralda, impidieron que Austria llegara a sumar en el marcador. Fueron casi ocho minutos. De la mano de Janko Bozovic, Austria cortaba esa mala racha de, hasta ese momento, cinco goles.

Patrekur Johannesson, entrenador del seleccionado austriaco, sufriendo el segundo tiempo de sus dirigidos.

Curiosamente, los entrenadores marcaban, con sus actitudes, el comportamiento de sus seleccionados. Johannesson era puro nerviosismo, se tomaba la cabeza constantemente ante cada error y mala decisión en ataque de Austria. Garralda, lo contrario. El español expresaba tranquilidad y ánimo al seleccionado vestido de blanco; que tenía en Emil Feuchtmann un jugador que marcaba los tiempos del juego y distribuía la pelota con criterio.

El marcador final de 32-24 le dio al seleccionado trasandino su segunda victoria mundialista ante un seleccionado europeo (NdeR: la anterior fue frente a Belarús en Francia 2017), y los invita a soñar con el Main Round, que se jugará en Herning, ciudad en la que se está disputando este Grupo C. Pero, para esto, el lunes, a las 11:00hs, deben vencer a Túnez. Luego de este partido, Austria, que sumó su primera derrota, se enfrentará a Noruega.

Chile está ante una oportunidad histórica en el Mundial de Handball que se está disputando en Alemania y en Dinamarca. Aún debe jugar tres partidos muy duros: ante el campeón africano (Túnez), el subcampeón del mundo (Noruega) y un equipo que le trae fantasmas de una derrota dura en Francia 2017 (Arabia Saudita). Pero tiene con que soñar.

 

Lucas Thiele

Cualquier similitud con la realidad es pura coincidencia.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.