Cumplió y sigue soñando

En su cuarta presentación en el mundial, Argentina logró levantar cabeza y sumó su primera victoria en el torneo continental al vencer a Angola por 33 a 26.

 

Los Gladiadores, que venían de un empate en el debut con Hungría y dos derrotas contra Suecia y Egipto, se enfrentaron contra un conjunto angoleño que ganó en su debut ante Qatar, pero que también venía golpeado después de perder ante Suecia y Hungría. Ambos equipos necesitaban ganar para ilusionarse con la clasificación a la Main Round.

Al comienzo del partido predominó la paridad: ningún equipos regalaba nada ni permitían que su adversario sacara una diferencia de mayor a un gol. Esto continuó hasta el minuto 15, cuando Argentina se impuso y logró sacar una diferencia de 4 goles (10-6) a base de buenas defensas y contraataques efectivos.

En el minuto 20, Manolo Cadenas pidió TO para ordenar a su equipo. En los últimos minutos, el conjunto albiceleste había bajado la intensidad en ataque, permitiendo que los africanos se pusieran a tiro (10 a 9).

Segundos más tarde, Angola recibió dos exclusiones consecutivas. Para fortuna de Argentina, su rival no solo tenía dos jugadores menos, sino que acumulaba muchas pérdidas en ataque. Los Gladiadores no tardaron en aprovechar esta chance de la mano de Santiago Baronetto, que estaba en su mejor momento del partido. Gracias a esto pudieron alejarse en el marcador, yéndose al descanso con una buena ventaja en el resultado parcial (17-12).

En los primeros minutos del segundo parcial, el conjunto africano salió decidido a ir en busca del partido, con una defensa férrea que provocó problemas en la faceta ofensiva del conjunto de Cadenas. El buen momento de los africanos quedó demostrado cuando el jugador Otiniel Pascoal le robó una pelota a Federico Vieyra, salió de contra y terminó asistiendo de fly a su compañero Claudio Lopes.

Cuando Angola tenía pelota para igualar en el encuentro (21-19), apareció al figura de Leo Maciel para levantar al equipo con sus atajadas. Además, un gol de globo de Pablo Simonet terminó de contagiar al equipo para llevarse por delante a su rival.

En el minuto 20 del segundo tiempo, los Gladiadores pasaron por su mejor momento del partido: Nacho Pizarro sentenció este buen pasaje de su equipo al convertir un golazo de rosca. Con este tanto Argentina saco la máxima diferencia, hasta el momento, del partido: 6 goles (27-21).

Los minutos restantes fueron todos del conjunto albiceleste. Angola ya derrotado no encontraba el camino hacia el gol, ni siquiera desde los siete metros, ya que Maciel atajó tres de los cuatro penales del equipo africano. El resultado final del partido fue de 33 a 26. Nicolás Bonanno se llevó el MVP del encuentro gracias a sus potentes lanzamientos: convirtió siete tantos.

 

Del sueño al desencanto

Argentina se llevó dos puntos importantes para seguir teniendo esperanza de entrar al Main Round. Sin embargo,  horas después, el empate de Egipto ante Hungría complicó todo el panorama. Ahora, Argentina debe enfocarse en ganarle a Qatar, pero también tendría que esperar otros resultados, principalmente una derrota de los Faraones ante Angola.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.