Alemania logró un triunfazo para liderar el Main Round I

Llegó el último día de la Main Round del Mundial y el cierre tenía marcado un partidazo entre Alemania y España, que terminó con un agónico triunfo local para quedarse con el primer puesto del Grupo 1, tras la derrota de Francia ante Croacia.

España abrió el marcador en su primera pelota, a través de Julen Aguinagalde desde el pivot. Los primeros minutos marcaron algunas pérdidas para ambos equipos, a base de buenas defensas. Groetzki, Gensheimer y Drux pusieron arriba al local, pero Entrerríos y Solé volvieron a igualar. A partir de ahí se mantuvo un gol a gol constante, sin dar lugar a diferencias de dos o más goles.

El conjunto teutón se mantuvo con la iniciativa durante la primera mitad del partido. El gol a gol los favorecía hasta que un rebote en el palo le permitió a Viran Morros tirar con el arco vacío para poner a La Roja arriba. La alegría no les duró mucho, ya que les remontaron rápidamente con dos goles repentinos.

Ferrán Solé fue uno de los más jugadores importantes de los primeros treinta minutos, clave para que el conjunto gallego se mantuviera cerca. Jordi Ribera pidió tiempo muerto a falta de cuatro minutos para el descanso. Pese a esto, Fabian Bohm puso el 17-16 a favor de los locales y Daniel Dujshebaev remató directo al travesaño para cerrar la primera mitad.

Hubo poco goleo en los primeros minutos de la segunda mitad. Gedeón Guardiola puso el empate parcial en 17, y apareció Gonzalo Pérez de Vargas para comenzar a atajar, pero los alemanes despertaron y marcaron las primeras diferencias del encuentro a través de jugadores como Bohm y Hafner, llegando a sacar cuatro de renta para ponerse 23-19.

Heinevetter se volvió una pieza clave para que Alemania sacara una buena ventaja y mantuviera la calma, llegando a los últimos diez minutos con cuatro goles de renta (27-23), gracias a los tantos rápidos y una buena defensa. Del otro lado, Pérez de Vargas y Solé no se rendían y mantenían con esperanza a los españoles.

Parecía que los teutones iban por la senda de la victoria con tranquilidad, pero una exclusión ayudó a La Roja a sacar un parcial de 3-0 y ponerse abajo solo por un gol (28-27). Daniel Dujshebaev salió lesionado por una aparente dolencia en la rodilla y su hermano, Alex, comenzó a meter goles para darle suspenso al final. Un robo y una contra rápida aparentaban convertirse en el empate a falta de un minuto, pero Heinevetter estuvo firme e impidió esa chance que estaba en las manos de Viran Morros. Finalmente, a segundos de la chicharra, Bohm cerró el encuentro, pese al gol posterior de Alex Dujshebaev para el 31-30 final.

Festeja Alemania, que jugará una de las semifinales, el viernes ante Noruega.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.