Regatas de exportación: tres mendocinas parten hacia Italia

Rocío Squizziato, Nicole Bernabei y Ana Paula Rueda se despidieron del Mendoza de Regatas para tener su primera experiencia europea en el handball italiano.

Mendoza de Regatas se convirtió, en los últimos años, en un nombre común en las planillas de los nacionales de handball femenino. También en las citaciones de Selección, con Macarena Sans como su máximo exponente. Hoy, las buenas noticias siguen llegando al club: tres jugadoras partirán directamente a Europa para sumarse al Pallamano Pontinia que disputa la liga A1 en Italia.

Rocío Squizziato tiene 26 años y pasó más de la mitad de su vida en Regatas, donde alterna en sus roles de jugadora y entrenadora. Nicole Bernabei llegó al Lago hace cuatro años, es estudiante de kinesiología y podrá continuar sus estudios gracias a la modalidad virtual implementada por la pandemia. Ana Paula Rueda está en el club desde 2015 y es oriunda de San Rafael, lugar en el que pasó la cuarentena. Juntas partirán este martes desde Mendoza hacia Ezeiza y, un día más tarde, desde allí hacia Italia, previa escala por Madrid.

Las tres se muestran ansiosas por comenzar a transitar un camino inédito, más aún tras haber sobrellevado la situación de aislamiento social: “Desde el club nos mandaban rutinas semanales y tuvimos un seguimiento. Hace un mes aproximadamente pudimos volver a entrenar con la pelota, siguiendo siempre los protocolos de higiene y de seguridad“. Claro que esto último no fue igual para Paula: ella permaneció en San Rafael hasta los últimos días, cuando pudo unirse al grupo.

La oportunidad de dar el salto al Viejo Continente llegó a través de Nicole: un representante (Maurizio Dibitonto) se contactó con ella y a partir de unos videos que envió surgió la chance. “A nivel personal había tenido varias oportunidades, pero debo decir que soy muy mala para irme. Soy muy cercana a mi familia, me gusta Mendoza, me gustan mis trabajos“, confiesa Rocío, quien vistió la camiseta argentina en selecciones juveniles.

 

El desafío de alejarse

Non vediamo l’ora di accoglierle nella nostra squadra“, dicen desde Italia. “Estamos ansiosos por darles la bienvenida a nuestro equipo” señala la traducción. “Esa frase me da tranquilidad y seguridad. Nosotras estamos ansiosas por llegar y conocer a nuestro nuevo club y a nuestras compañeras“, señala Bernabei, y completa Rueda: “Me genera tranquilidad y confianza al sentir que es un club que está en la misma sintonía que nosotras“.

– ¿Fue difícil tomar la decisión de dejar Regatas?
RS: Súper difícil, no solo como jugadora, sino como entrenadora. Es mi segunda casa, es mi familia. Pero también va a traer mayor calidad de juego, experiencia y otras perspectivas de handball al club. Todos nos han brindado un apoyo incondicional. Nos desearon lo mejor y eso es súper valorable, nos brindaron toda la ayuda que necesitábamos. Estoy muy feliz de tener esas compañeras y de saber que cuando vuelva cuento con ellas.
NB: Sí, fue difícil porque estamos muy cómodas y siempre nos han tratado bien. El club nos dio todo y estuvo pendiente de nosotras. Tanto nuestras compañeras como el club lo tomaron bien, estaban contentas y nos desearon lo mejor en esta nueva etapa.
PR: Es una decisión que se pone entre comillas. Las tres tenemos al club en el corazón y lo llevamos a todas partes. A la vez se hizo muy fácil porque Regatas nos acompañó desde el día cero. Todos saben que buscás mejorar y volver algún día a casa para aportar todo lo que aprendas. Lo vemos como un camino en el que nos alejamos por un tiempo, pero vamos a volver y esperamos darle lo mejor al club, siempre.

– Se van las tres juntas, ¿ven eso como una ventaja?
RS: Sí, me cuesta mucho desligarme de Mendoza y las chicas me han dado una mano increíble para tomar esta decisión. Estar juntas nos va a ayudar a desenvolvernos. A nivel deportivo, nos conocemos jugando y creo que podemos aportarle eso al club y que para ellos sea más fácil brindarnos información.
NB: Para mí el hecho de irnos las tres juntas es una gran ventaja, más que nada porque nos conocemos y tenemos una buena relación. Saber que podés confiar en la otra persona y que van a estar ahí para apoyarte me parece fundamental y muy valioso.
PR: Es una gran ventaja. En lo personal, teniendo en cuenta que vamos a un contexto absolutamente distinto, creo que nos va a servir muchísimo para acompañarnos. Desde lo deportivo, considero que es una oportunidad fantástica porque conocemos nuestro juego, nuestros tiempos, esos pequeños detalles que da el tiempo compartido en cancha. Creo que eso va a ser positivo para nosotras, para adaptarnos al equipo. Y también para el equipo porque cuentan con tres jugadoras coordinadas entre sí.

– ¿Cuál es el objetivo principal para lo que viene?
RS: Crecer a nivel deportivo. Es una experiencia que me debo y que me va a servir para complementarme no solo como jugadora, sino como entrenadora. Lo que más busco es crecer como persona y poder transmitir a futuro esos conocimientos que uno adquiere. Y, por supuesto, disfrutar.
NB: Para mí, el objetivo principal sería poder disfrutar, aprender y aportarle al club en todo lo que podamos.
PR: Mi objetivo es vivir esta experiencia a pleno, disfrutar de todo y aprovecharlo al máximo.

– ¿La idea es poder dar desde ahí otro salto de calidad hacia alguna otra liga?
RS: Me gustaría vivir primero la experiencia, el día a día. Capaz prefiera regresar a Mendoza o quedarme jugando en Italia. Hay que ver cómo se siente uno, evaluar ventajas y desventajas.
NB: La idea sería jugar estos meses y ver cómo nos va, ya que es nuestra primera experiencia en el exterior. Obviamente siempre dejando abierta la posibilidad de poder continuar o ver qué oportunidades nos surgen allá.
PR: Estoy enfocada en ir a disfrutar al máximo, en aprender y nutrirme en todos los sentidos. Creo que las tres estamos predispuestas a eso: que sea una experiencia que nos permita crecer. Me encuentro abierta a las posibilidades que se puedan dar el día de mañana, pero estoy enfocada en este camino que estamos empezando a transitar.

 

Buscar la oportunidad

Las opciones que te surgen en la vida no son azarosas: uno las busca y las construye mediante el esfuerzo y la dedicación“, reflexiona Rocío Squizziato. “El handball en nuestra provincia está creciendo de a poquito, cada vez lo notamos más. Estamos cada vez más presentes en los torneos nacionales y en los procesos de Selección“, añade ante el pedido de un mensaje hacia los deportistas mendocinos.

Desde mi experiencia, siempre que uno sea constante en el entrenamiento y se esfuerce, puede conseguir el objetivo, sea cual sea. Hoy es más accesible poder irse a jugar afuera en comparación a años anteriores. Así que si uno tiene esa ilusión o ese objetivo tiene que esforzarse para lograrlo“, afirma Bernabei.

Y completa Rueda: “Hay que hacer las cosas siempre con el corazón, tanto en el deporte como en la vida, y seguir siempre el camino de lo que nos hace bien. Si les apasiona el handball y les hace bien, hay que tomarlo como una cuestión primordial porque así el deporte nos da mucho: todo el esfuerzo que le brindamos, nos lo devuelve de alguna manera“.

Ya con un pie en el avión, cierra Squizziato: “Lo importante es que persigan su sueño y que le dediquen tiempo a esos sueños. Que con esfuerzo, valor, confianza y trabajo se puede lograr. No es que nos tocan con una varita mágica y surge la oportunidad; está en uno buscar el camino. Siempre va a haber gente dispuesta a ayudarnos en esa búsqueda“.

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.