República Dominicana, campeón en Centroamérica

República Dominicana se quedó con la medalla de oro de los XXIII Juegos Centroamericanos y del Caribe, disputados en Barranquilla, al derrotar 29-25 a Puerto Rico en la final femenina. Félix Romero, el DT campeón, opinó sobre la coronación y laactualidad del handball de América. 

 

Los Juegos Centroamericanos y del Caribe, clasificatorios a los Juegos Panamericanos de Lima 2019, se están disputando en la ciudad de Barranquilla (Colombia). Nuevamente, la final del balonmano femenino quedó en manos de República Dominicana y Puerto Rico. Y al igual que en la edición de Mayagüez 2010 (Puerto Rico), las dominicanas gritaron campeonas frente a sus pares caribeñas.

Este título representa el primero de República Dominicana luego de una sanción de la Federación Panamericana que le impidió participar de todo tipo de competencias y actividades por tres años, y el tercero de Félix Romero como entrenador de dicha selección.

Justamente, el técnico campeón fue el encargado de contar sus sensaciones tras el partido decisivo. Además, habló del nivel del certamen, las diferencias con el Torneo Panamericano del año pasado, entre otros aspectos.

– ¿Cuáles creés que fueron las claves para superar a Puerto Rico en la final?

 

– Principalmente el trabajo en conjunto. El primer tiempo fue de estudio y lo dejamos todo para el segundo. La defensa 6-0 funcionó y también conseguimos cambiarla positivamente a 5-1. Eso fue clave para que los extremos tiraran cerrados y las porteras pudieran controlar el partido con su buen rendimiento. En ataque tuvimos paciencia. Jugamos sobre la transformación de juego y eso fue lo que nos dio el éxito.

– ¿Cómo viste al equipo durante todo el certamen?

 

– Este grupo bastante joven, talentoso y combinado con algunas veteranas, subió el nivel partido tras partido y respetó las disciplinas tácticas. Fue fantástico. También nos adaptamos al juego de Centroamérica y las jugadoras se entregaron a morir. Ese trabajo en conjunto fue lo que nos dio el campeonato.

– ¿Cómo analizás el nivel deportivo de los Juegos Centroamericanos y del Caribe?

 

– Es bastante bueno. El balonmano ya no es como antes que llegaba Cuba y arrollaba o que otra selección mantenía esa dinastía. Hay un trabajo más desarrollado en todos los países, por lo que jugar un Centroamericano es una gran fiesta. Se debe saber mover las fichas y tener conocimientos de lo que es el handball para obtener los resultados esperados. El tiempo, la experiencia, lo vivido del balonmano y lo trabajado en mi habitación me llevaron, junto con las chicas y el apoyo de Miguel Rivera (Presidente de la Federación Dominicana de Balonmano), a esta gran medalla conseguida.

Además esta definición tuvo otro condimento: las dominicanas querían sacarse la espina de la semifinal perdida en Veracruz 2014 (luego una derrota frente a México por el bronce las dejó sin Toronto 2015) y llevar la presea dorada a su país por tercera vez.

– ¿Qué significa haber recuperado la medalla dorada?

 

– Significa el logro más grande después de retornar de una sanción a nivel mundial. Estoy orgulloso de volver a levantar el balonmano de la República Dominicana. Es maravilloso. Escribo otra página de mi larga carrera deportiva en el balonmano americano gracias a todo el esfuerzo de las atletas, de todo el handball dominicano y la confianza que depositaron en mí.

– ¿Qué palabras tenes para todas las personas que componen el seleccionado dominicano?

– Primero que todo darle las gracias a todas esas niñas, que la mayoría son atletas que hice desde la base. Los talentos han crecido demasiado rápido. No tengo palabras para decirles que las amo. Les agradezco por hacer grande mi trabajo y por cumplir la travesía que nos trazamos. Gracias a Dios hoy levantamos la medalla de oro y por ellas doy la vida. Para mí son las mejores del mundo.

– ¿Qué diferencias hay este año en la selección dominicana respecto a la que participó en el Panamericano de Handball de Buenos Aires del 2017?

– Cuando fuimos allá veníamos de una sanción que nos separó por tres años de la élite. Eso dejó un vacío importante y por ende no nos fue muy bien. Sin embargo, nos sirvió para hacer varios cambios, trabajar con el talento joven y algunas veteranas y que volvamos a renacer como el ave fénix.

– Respecto a los Juegos Panamericanos de Lima, ¿ya se plantearon algún objetivo para dicha competencia?

– Yo siempre voy por más. Sueño con ir a la final y hacer un trabajo serio como ahora. Tenemos un lindo equipo, con condiciones únicas que potencian las élites. Esperamos que nos apoye el gobierno y el comité olímpico a este elenco que tiene tremendo talento.

Como uno de los referentes de aquella Cuba que marcó una época en el handball americano y que dominó de 1980 a 1999 con once trofeos conseguidos entre Juegos y Torneos Panamericanos, era inevitable consultarle a Félix sobre la actualidad del balonmano de su país natal y la división de la Federación Panamericana de Handball.

– ¿Creés que la selección masculina de Cuba es un serio candidato a la medalla dorada de Barranquilla? ¿Qué opinás respecto a que vuelva a aparecer en los planos internacionales? ¿Y qué le gustaría de cara al futuro?

 

Cuba siempre tiene un talento único. Lo ha demostrado a través de los años. Creo que esta camada tiene todas las condiciones para conseguir el primer lugar y subir a los niveles altos, aunque debe mejorar el trabajo técnico-táctico. Hay muchachos talentosos que pueden lograr volver a los planos estelares. No va a ser tan consecutivo como en la época dorada, pero el balonmano cubano tiene con qué desarrollarse para mejorar, competirle de igual a igual a Brasil, Argentina y Chile y así ganar un Panamericano. También República Dominicana, con Rolando Uríos, está haciendo un gran trabajo. Siempre piensa en grande y espero que tenga similares resultados. Ojalá le vaya de la mejor manera en los Juegos Centroamericanos y del Caribe.

– ¿Qué opina de la división de PATHF? Ya sea los puntos a favor o en contra que podría tener de cara al desarrollo y competitividad del balonmano de América.

 

– Debemos llegar a un convencimiento donde haya unión a favor del balonmano. Es lo que queremos, sentimos y apoyamos de este juego. Ojala las partes se junten y busquen la mejor solución para el handball, principalmente para que no se atrase y continúe con pasos hacia delante. Y al igual que como fue Brasil campeón del mundo en su momento, esperemos que haya un campeón olímpico americano. Para eso trabajamos todos los entrenadores en este continente.

8 thoughts on “República Dominicana, campeón en Centroamérica

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.