Ferro manda en su casa

Por el primer partido del torneo Clausura de la Liga de Honor Damas, Ferro venció 31-24 a Cid Moreno rompiendo así el invicto que ostentaban las campeonas del Apertura y sostiene el propio jugando de local. 

Este sábado 10 de agosto se jugó un partido que, tranquilamente, pudo haber sido una final si se hubiera jugado en la etapa final del torneo. Se enfrentaron el campeón y subcampeón del Apertura, Ferrocarril Oeste y Cid Moreno. Lo que comenzó con un primer tiempo veloz, parejo y de resultado cambiante; culminó con una segunda parte que fue toda para el conjunto Verdolaga, quienes se impusieron 31-24. De esta manera, el conjunto de Caballito rompió el invicto que detentaban las de Raqui Peruchena desde el año pasado. Además, Ferro, este año mantiene su propio invicto en Caballito.

A las 19.45, en el estadio Multideportivo de Ferrocarril Oeste, comenzó el partido entre las dueñas de casa y Cid Moreno, flamante e invicto campeón. El partido prometía chispas desde un comienzo y no decepcionó. Tanto es así que, en los primeros siete minutos de juego, el partido se hallaba empatado en seis goles por lado. Sin embargo, hacia los diez minutos, Catalina Burgos recibe la primera exclusión del partido, permitiendo que Cid aprovechase la superioridad numérica y obtuviera una renta favorable de tres tantos (6-9 arriba las de zona Oeste). 

Aun así, las de Juan Bertaina seguían luchando, y, lo que empezó como un partido de alto goleo, comenzó a friccionarse más y más. Tanto fue así que, tras una exclusión para Antonela Mena (seguido de un gol de Carbia) hacia los veinte minutos del primer tiempo, Peruchena pide tiempo muerto, buscando destrabar el partido. Pero, pareciera que aquel minuto fue contraproducente para el Cid, que ganaba 10-12; ya que, a partir de allí, si bien con algunos errores de por medio, Ferro empataría el partido tras dos goles consecutivos de Luciana Salvadó (quien fue goleadora y figura del encuentro). Finalmente, el primer tiempo culminó con un gol de Burgos sobre la chicharra (con asistencia de Crivelli). Así, las de Caballito se fueron al descanso 14-13 arriba, mientras que las de Moreno veían como la renta que habían sabido obtener se les escapado.

Antes de continuar, es interesante revisar el gran desgaste defensivo que se había realizado de ambos lados. Por un lado, Cid planteó la dura defensa a la que acostumbró en el Apertura (y que le dio grandes réditos), una sólida 6-0 con González y Mena como ejes defensivos. Sobre estos dos bastiones defensivos de las de Raqui Peruchena, fue sobre quienes Ferro se encargó de marcar más duramente. Es decir, tanto Mena como González, han sido jugadoras claves para el ataque de Cid en el Apertura y Bertaina quería evitar que jugaran. Así, la defensa Verdolaga, si bien también fue un 6-0, tuvo un componente particular que fue la alta presión que Rocío Bernardez (quien era el dos defensivo) ejercía sobre González. En un primer momento, las visitantes aprovecharon el hueco que dejaba en defensa para jugar con Mena, mas eso fue solucionado, a medida que avanzó el partido (y tras el minuto pedido por Bertaina hacia los quince minutos de esta parte del encuentro), por Sappia, Burgos y Ponce de León (quienes fueron variando el eje defensivo). 

El complemento vio al conjunto de Caballito arremeter con todo. Así, consiguió rápidamente estirar su ventaja a cuatro tantos; los mismos provinieron por distintas vías, especialmente, a partir de robo de pelotas y rápidos contragolpes (los cuales han venido, en gran parte de la mano de Salvadó). De esta manera, hacia los once minutos, Peruchena utiliza su segundo tiempo muerto, luego de que Ferro estirara su ventaja a cinco tantos (21-16 en favor al local). Una vez más, este intento de frenar el avance de las de Bertaina no prosperó. Esto se debió a que el altísimo nivel de Vanesa Romero, sumado a las certeras contras de Luciana Salvadó sentenciaron el partido. Para empeorar las cosas, a los dieciocho minutos del segundo tiempo, Gisela Sanabria tuvo que salir de la cancha luego de un fuerte golpe y no pudo volver. 

A los veinte minutos del complemento, Ferro consiguió la máxima diferencia del encuentro tras un gol en pentración de Victoria Crivelli, estirando su ventaja a ocho tantos (25-17). Aun así, las chicas del Cid no bajaron la cabeza y siguieron intentando recortar el marcador. Es más, faltando tres minutos, aprovechando contras y exclusiones de las verdolagas, las de Raqui Peruchena se acercaron a cuatro tantos (27-23 abajo el Cid). Sin embargo, ello no alcanzó, ya que, a base de un buen trabajo defensivo y veloces contras de Luciana Salvadó, Ferro estiró su diferencia y cerró el partido 31-24 a su favor. 

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.