Mariano Muñoz: “Todos tenemos que trabajar por nuestro handball”

Antes de partir a Italia, Mariano Muñoz habló sobre sus sensaciones de ir a dirigir al exterior, de Ferro, de la formación de las jugadoras y su alejamiento de la Selección Nacional.

El (ahora) ex director técnico de Ferro se alejará del club de Caballito para “sentirse profesional” (como él mismo lo marca) en Italia. Un destino, que a priori, sería del mismo nivel deportivo del handball nacional, pero con la diferencia del profesionalismo.

Para Mariano Muñoz será la primer experiencia como DT en un club del exterior y sobre ello indagamos: cómo surgió la propuesta, cómo tomó la decisión de dejar el país y sobre la influencia que puede tener en las chicas para ir a jugar al Viejo Continente.

– ¿Cómo fue la decisión de ir a Italia? ¿Cómo surgió? ¿Qué te motivó a ir a dirigir allá?

– La realidad es que en estos últimos años se me despertó la curiosidad por ir a dirigir a Europa, acercarme a la élite. Por eso en 2014/15 estuve haciendo el curso de entrenador nacional en España. Salió esta oportunidad, me contactaron y decidí animarme.

Mariano Muñoz parte a Italia
Dirigiendo a Ferro en el último Nacional Juvenil en Mendoza.

– ¿Ves posible que tu partida a Italia también sea un nexo para que más chicas argentinas puedan ir a jugar allá?

– En algún momento pensé en esto pero nunca lo hablé con nadie. Es muy bueno que las chicas estén empezando a emigrar también, sobre todo a España y Francia. Ya habíamos pensado un proyecto para un equipo alemán en 2016 pero al final no se dio. En un futuro se podría pensar en algo así y me gusta la idea, pero tiene que ser bien pensado: en una buena liga y con buenas condiciones para que le sea útil a la Selección Adulta.

 

 

– ¿Con qué expectativas te vas Italia? ¿Qué le podrías decir a las chicas para que vayan a jugar al exterior desde tu experiencia como formador?

Me voy con ganas de crecer. Como siempre, con ganas de mejorar y aprender. Conocer de qué se trata ser profesional 100% y vivir la mayor cantidad de experiencias posibles. La idea es pasar por Francia y España también para ver de qué manera se entrena, se trabaja y acercarme lo más que pueda al alto rendimiento. Y a las chicas se los digo siempre (risas). Yo creo que tienen que vivirlo, que el profesionalismo es un paso gigante en la carrera del jugador. Siempre que pueden lo mencionan los Simonet, Carou y todos los muchachos que están allá. Vivir por y para esto te cambia la carrera. Así que me gustaría que cada vez más lo intenten.

– La gran mayoría del ambiente te reconoce como un formador más que como un técnico. ¿Qué te parece que te definan de esa manera?

– Es un elogio enorme para mí. Lo valoro mucho porque lo que me apasiona es trabajar con inferiores y que digan estas cosas es un orgullo. Tanto lo que me pasó con Ferro como lo que me pasó con la Selección Argentina lo disfruté muchísimo y me llena de satisfacción todo lo que me devolvieron las jugadoras estos años. Sin dudas ellas son el termómetro y me voy feliz de haberlas acompañado.

 

Ferro y la Selección

Imposible no preguntar por su paso por Ferro, lo que significa el club de Caballito en su vida. Además, habló del motivo de su alejamiento de la Selección Nacional y de cómo las ve hoy en día.

– Me hablabas de Ferro y de la Selección. Primero: ¿qué significa Ferro en tu carrera y en tu vida?

– Ferro es todo. Me formó como persona, como jugador y como entrenador. Lo que soy se lo debo a Ferro. Mis amigos, mi familia. Pasé semanas enteras en el club durante 25 años y todo lo que pasó ahí dentro lo llevé afuera de la cancha. No sé si lo expliqué bien, es difícil, para mí, poner en palabras todo esto.

Mariano Muñoz en el entrenamiento
Mariano Muñoz en el entrenamiento de la Selección.

– En cuanto a Selección, te alejaste en este último tiempo. ¿A qué se debió?

– Fue una decisión muy difícil. La Selección es lo máximo para un entrenador, pero uno no puede dejar de ser fiel a su esencia. Como vos decís, el proyecto era atractivo y me incorporé en enero para trabajar con la Junior y la Juvenil como asistente. Luego del Panamericano Juvenil hablé con los dirigentes para dar un paso al costado porque me costaba mucho trabajar en un ámbito donde no estaba cómodo. Crecí y estoy habituado a trabajar de determinada manera en lo handballístico y en lo humano, y por suerte las chicas entendieron que necesitaba que así fuera. Pudimos convenir para continuar con las tareas de edición y planificación de la Selección Adulta hasta que salió ahora esto de Italia.

– ¿Cómo ves a los seleccionados?

– Creo que hay mucho por crecer y mucho por hacer. Tenemos que mejorar la formación técnica-táctica individual de nuestras jugadoras y lograr una identidad colectiva para que las jugadoras argentinas tengan un estilo de juego. Para eso se necesita coherencia y cohesión entre las fases de desarrollo. Pero te repito, creo que hay mucho por hacer todavía.

– ¿Cómo crees que puede mejorar la formación técnica-táctica a nivel club? Ya que en Selección las jugadoras llegan con una base de enseñanza.

– Realmente la Selección debería ser la etapa de especialización. Este proceso empieza en los clubes. Creo que lo primero que tenemos que tener en claro los entrenadores de los clubes es que tenemos que buscar ganar, pero que hay cosas que van por delante, en la iniciación más todavía. Y una de ellas es esto. También es importante la capacitación. Creo que la Escuela Nacional de Entrenadores es un gran paso, pero insisto que lo primero que hay que hacer es preguntarnos y re-preguntarnos: ¿para qué entrenamos?.

– Por último: ¿cómo ves al handball argentino en todas sus etapas, desde que arrancan hasta Liga?

– Repito un poco lo que pasa con las Selecciones. Hay mucho por hacer. En los clubes están los cimientos de nuestro handball y hay que mejorar muchas cosas: la captación, la capacitación de los entrenadores, la infraestructura, etc. En el interior se está trabajando mejor pero me queda la sensación de que todavía nos perdemos un montón de jugadores. En fin, creo que todo pasa por el trabajo. Por arremangarse y pasar horas en la cancha, horas planificando, capacitándose, horas haciendo video y buscando jugadores y jugadoras. Y el apoyo dirigencial en todo esto es clave. Del crecimiento de Ferro en estos años es la pata que menos se ve pero es de las más importantes. No hay soluciones mágicas: todos tenemos que trabajar por nuestro handball.

Lucas García

Periodista Deportivo recibido. Primer año en DeporTEA y los dos restantes en Crónica. En busca de hacer la licenciatura. Intento de fotógrafo con la Nikon D5300 - Viví los JJOO Río 2016