Guadalupe, el fin de un legado

Este último viernes se conoció la noticia: luego de 35 años, el Colegio Guadalupe dejará de competir en el handball metropolitano.

El viernes suele ser un día motivador para todos, por la llegada del fin de semana. Pero ésta no fue la ocasión. El handball metropolitano se despertó con una primicia muy dura: el Colegio Guadalupe decidió cesar la actividad en el deporte federado. La noticia se conoció rápidamente en las redes sociales. Un jugador, conmocionado con el asunto, hizo pública la situación del club creado por Raúl Benitez.

Para conocer más la coyuntura, Das Handball charló con un ex jugador del club: “El Colegio hace muchos años nos pone constantes trabas. Yo hace 25 años que juego en el club, desde mini hasta mayores. De mi camada somos 8 los que seguimos. El resto, por situaciones de la vida o las mismas trabas, fueron tomando sus rumbos en otros clubes. Todo comenzó hace 10 años atrás, cuando el Colegio dejó de incentivar el deporte para los alumnos“.

La falta de interés por parte de los directivos del Colegio fue desgastando, lentamente, a las categorías formativas de Guadalupe Handball. Esta primera instancia llevó a la misma a la desaparición. “A muchos de los chicos, que entrenaban con nosotros, hoy los podemos ver en otros equipos de inferiores A”, destaca el ex alumno de la institución ubicada en el barrio de Palermo.

Luego siguió con una normativa llamativa que puede llegar a tomarse como una sentencia previa: sólo podían entrenar personas que hayan sido alumnos de la escuela. “Nadie externo a la entidad. Hasta llegar a lo que nos terminamos enterando todos: el cierre definitivo del deporte federado, explica el entrevistado.

— ¿ Por qué se tomó esta medida, teniendo en cuenta que sin inferiores, el handball de Guadalupe continuó teniendo logros tanto deportivos, como de cantidad de ex alumnos jugando?

— Porque las autoridades no desean comprometerse más con el deporte en sí, no solo con el handball. Por eso siempre se crearon convenios con otros clubes en diferentes especialidades: hockey sobre césped con GEBA, rugby con Los Cedros. El handball, gracias a Dios, siempre se conservó como Guadalupe y nunca necesitó recurrir a otro club.

— ¿Se veían venir ustedes una medida así de drástica?

— No de un día para el otro. Esperábamos un previo aviso para dar tiempo a una solución; no que un mes antes de arrancar la actividad se decida esto, sin importar dejar a 60 jugadores y 4 entrenadores a la deriva. La idea nuestra, luego de todo este revuelo, es lograr concientizar que amamos el deporte que elegimos nosotros mismos. Queremos seguir compitiendo, ya sea con un nombre diferente o no, y creemos que las personas seguiremos siendo las mismas. Lo único que se modificará es la forma de llamar a un equipo. A su vez, agradecemos de corazón a todas las instituciones que nos apoyaron. Entendemos que al ser un deporte amateur muchos nos entienden, y esperamos también que la Federación nos apoye y así evitar desarmar un proyecto que queremos resurgir”.

Hasta el día de hoy, los jugadores se entrenaban en la sede del colegio. Mientras que los fines de semana, a la hora de jugar, realizaban su localía en el club San Telmo.

El club contaba con tres equipos: el A, con 18 jugadores, competía en 3era división. El equipo B en 4ta categoría, con 20 integrantes, y la intermedia en el Promocional, con más de 20 chicos. Esperamos que pronto haya una resolución favorable para que una entidad de tantos años y tan conocida, como lo es Guadalupe Handball, pueda salir a flote y continuar en nuestro deporte federado.

Pau Heredia

| Periodista Deportiva | Marketing Digital | Jugadora de Handball en Atlanta #12 |

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.