La final de la Copa de la Reina tuvo acento argentino

El Rincón Fertilidad Málaga derrotó, en la final de la Copa de la Reina 2020, al Elche Balonmano por 24-20 y se consagró por primera vez en su historia.

En un encuentro cerrado, el conjunto malagueño se adelantó 3-0 en el comienzo y se mantuvo en ventaja durante casi todo el partido. Elche aprovechó las perdidas de pelota de su rival para igualar el marcador en 6 goles, a los 21 minutos. Un mejor final del primer tiempo le permitió a Málaga de Campigli irse al descanso arriba por 11-9. En el arranque del complemento se vio un juego más abierto en ataque, con más goleo que en la primera mitad. El Rincón Fertilidad supo administrar la diferencia y pudo ir aumentando la brecha con el paso de los minutos.

Rocío Campigli en acción. Para la Roca es segunda Copa de la Reina: en 2018 fue campeona con el Mavi Nuevas Tecnologías La Calzada.

El club de Alicante luchó para ponerse a tiro en la final. Pero, las dirigidas por Suso Gallardo no dejaron escapar el tren y se quedaron con la final por 24-20, que les permitió quedarse con su primera Copa de la Reina. Estela Doiro fue elegida como MVP de la final. Rocio Campigli, que convirtió un gol en el campeón, tuvo un aporte clave en defensa como lo fue en los otros dos juegos.

Málaga venció, en cuartos de final, al Rocasa Gran Canaria por 23-18 con una soberbia actuación de su arquera Mercedes Castellanos, figura del equipo campeón durante todo el torneo. En semifinales, el Rincón Fertilidad enfrentó al Liberbank Gijón y salió victorioso (29-27) en un duelo que se definió por penales. Y en la final le ganó a un Elche Balonmano, que eliminó de la competencia al Bera Bera (defensor del título) en cuartos de final, y al Valladolid en semifinales.

Giselle Menéndez y Joana Bolling, junto con el resto del plantel en la premiación. La ex Mariano Acosta metió dos goles para el Elche.

Giselle Menéndez participó del plantel finalista en su debut en la máxima categoría en el handball español. Tras brillar en el Bolaños Balonmano de la División de Honor Plata, que le permitió ganarse un lugar en la lista de La Garra, arribó en el Elche Balonmano donde comparte equipo con Joana Bolling. La extremo derecho analizó el desempeño del conjunto ilicitano en el primer campeonato de la temporada: “Nos vamos con un sabor amargo porque sentíamos que podíamos dar más. No hicimos un buen juego y no supimos reaccionar a tiempo”.

Sobre el partido, la ex jugadora de Mitre opinó: “Nos faltó la intensidad que nos permitió ganar los otros dos encuentros para llegar a la final. Estoy orgullosa del equipo, hicimos un gran torneo. Defendiendo muy bien y con una gran actitud. Se vieron muchas cosas positivas y pudimos reflejar en estos tres partidos el trabajo y esfuerzo que venimos haciendo. Esta copa nos da pie para ilusionarnos con lo que viene”, concluyó.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.