Hurlingham se tiñó de Liga

Municipalidad de Hurlingham dio un nuevo salto y cumplió su principal objetivo: llegar a Liga de Honor.

Un proyecto que se formó hace muy pocos años, a base de mucho sacrificio y con un mix de jugadores surgidos de las inferiores y otros más experimentados que se fueron sumando, logró lo que hasta inicios de este año era un sueño: llegar a la elite del handball metropolitano.

Sin ir más lejos, el proyecto de Estadio inició en 2006 de la mano de Guillermo Osorio y Damián Benítez con el objetivo de realizar un aporte deportivo y social a la comunidad del partido del oeste del Gran Buenos Aires. “Hubo chicos que en su momento estaban mucho en la calle o en la plaza, pero en el club encontraron un espacio para participar de una actividad que ellos querían, el handball los ayudó”, relata Guille, quien fue coordinador desde hasta hace poco tiempo.

Pero el progreso hasta competir oficialmente en Fe.Me.Bal. tardó varios años. Recién en 2012 Municipalidad de Hurlingham se unió a la federación con el equipo de mayores caballeros y arrancó en la Cuarta División. Y en tan sólo media docena de años cosechó cuatro ascensos (cinco si se cuente las dos veces que subió a Primera) hasta llegar al lugar que ocupará en Liga de Honor partir de la temporada 2019.

Femebal - Hurlingham se tiñó de Liga
Será la primera vez en Liga de Honor

“El sueño de llegar a Liga de Honor siempre está en los equipos que ascienden. Después de estar más de 12 años en Colegio Ward, en lo personal, era utópico llegar a dos ascensos seguidos, con jugadores muy jóvenes que no tenían experiencia en Primera División”, cuenta Damián desde su experiencia personal, aunque posiblemente haya otras tantas anécdotas respecto a ilusión y la meta cumplida.   

Pero para poder entender todo lo que representó e implicó este proceso hay que remitirse a aquellas personas que formaron o son parte del mismo. Y Emiliano Andrada es uno ellas. “Estoy desde el primer partido de federados, me caminé todas las canchas. No fue un trayecto fácil. Todas las categorías son durísimas y cada paso adelante es una guerra”, reconoce el arquero y capitán del equipo. Pero todo ese esfuerzo hoy en día lo ve reflejado como “un sueño cumplido ya que miro atrás y es increíble lo que crecimos como equipo, siempre con humildad y ganas de mejorar”.

Por su parte Alejo Smalc señala: “Llegar a Liga fue el premio de un año lleno de entrenamientos al agotamiento, sacrificios y sobrellevadas anímicas. Nos encontramos con la madurez del grupo y en los momentos difíciles pudimos sobre llevarnos y salir adelante”.

“Para la institución una locura. Le damos la posibilidad a aquellos que no conocen lo que son las inferiores A o B, llegar a competir contra los máximos exponentes de handball en nuestro país. Eso es el premio más grande para mí, como persona y docente”, continúa el ex jugador de Colegio Ward que volverá a tener la chance de competir en le élite del balonmano metropolitano.

Yendo un poco más hacia la actualidad, los chicos de Hurlingham se alzaron con el título del Metro Apertura de Primera División tras doce victorias y apenas una derrota. No obstante, el Clausura los encontró con un ritmo un tanto más irregular respecto al torneo anterior (en 11 fechas jugadas cosechan 26 puntos debido a 6 victorias, 3 empates y 2 derrotas), pero eso no les impidió subir de categoría ni perderle pisada al líder Municipalidad de Vicente López, que está cuatro puntos por encima. “Ni el más optimista hubiera esperado esto a principio de año”, recalca Andrada sin poder creer lo que está viviendo.

Femebal - Hurlingham se tiñó de Liga
5 ascensos en 6 años de historia en Femebal

Sin embargo este equipo no se conforma con lo ya hecho, sino que van por el bicampeonato para despedirse a lo grande de la categoría. “Por ahora la idea es ganar de nuevo el certamen. Para el año que viene nos vamos a preparar de la mejor forma para, como siempre, terminar lo más arriba posible. Quedan algunos partidos nada más y no por haber logrado el ascenso nos vamos a relajar. Dependemos de nosotros mismos así que vamos a seguir por el mismo camino para lograrlo” menciona Santiago De Greef, lateral izquierdo y miembro del equipo desde hace 4 años.

Y si bien el torneo aún no terminó, Martín Viscovich (entrenador del equipo) no quiere dejar de rescatar “el grupo humano, la nobleza y la identidad donde lo colectivo fue más importante que lo individual”. Pero a la par valora muchísimo “la voluntad de sus dirigidos, las ganas de crecer, el trabajo total que tuvieron y la inteligencia para saber que técnicamente quizá éramos inferiores a un montón de equipos, pero a la vez ir partido a partido tratando de maximizar las cosas favorables y esconder o minimizar los errores”.

Es por ello que les agradece y les reconoce: Me hicieron crecer muchísimo como persona y entrenador y creo que el logro es de ellos. Confían en mí como líder para tratar de marcarles el camino y creer en la palabra del entrenador. Lo mismo para toda la gente y aquellos que nos acompañaron”.

Y si por si fuera poco la gratitud recíproca tanto hacia entre técnico-jugadores como con la gente que los acompañó, si hay algo en lo que todos los jugadores con los que hablamos coinciden y destacan es en el apoyo que recibieron desde el inicio del proyecto. Ubicando principalmente como grandes pilares a Guillermo Osorio y Damián Benítez; y mencionando a su vez tanto a la Municipalidad, que aporta el espacio y el material, como a la UNAHUR (Universidad Nacional de Hurlingham).

Justamente uno de los dos artífices mencionados devuelve los elogios. “En la fecha que ascendieron me invitaron a estar y fue muy grato el contexto. Ver que uno desde su experiencia y tarea laboral, pudo colaborar. Estoy muy feliz de haber aportado”, admite Osorio en forma de gratitud hacia todas aquellas personas con las que convivió durante muchos años.

La llegada de Estadio a la máxima categoría del ámbito metropolitano es resultado de varios años de un proyecto firme y con un objetivo claro, el de crecer paso a paso. Hoy le toca volver a festejar, así como lo ha hecho en cada uno de los ascensos previos. Pero este seguramente será único, distinto a todos porque por primera vez la Municipalidad de Hurlingham se tiñe de Liga.