Simplemente Gladiadores

Argentina venció 29-24 a Brasil y se consagró campeón panamericano en Groenlandia, logrando su séptimo título continental desde el año 2000. Federico Fernández y Sebastián Simonet integraron el equipo ideal del torneo.

Con un nivel ofensivo y defensivo de alto vuelo, con una intensidad extrema durante 50 minutos del partido, con un Leonel Maciel gigante desde el 2×3, con Federico Pizarro y Pablo Simonet que, entre los dos, marcaron 18 goles (seis goles menos que todo Brasil) y sin Diego Simonet, la principal figura nacional, los Gladiadores recuperaron el título Panamericano luego del bronce conseguido en el año 2016.

Dale campeón. Los Gladiadores con la copa. Argentina obtuvo su séptimo Panamericano y quedó a uno de igualar a Cuba, máximo ganador con 8 títulos.
Foto: Santiago Russo / Play Handball / CAH.

 

Los Gladiadores vencieron 29-24 a Brasil y ganaron el Panamericano que se disputó en la ciudad groenlandesa de Nuuk. 

Es el séptimo título continental para Argentina, tras los que se jugaron en Sao Bernardo 2000, Ballester 2002, Santiago 2004 y 2010, Almirante Brown 2012 y Canelones 2014. Argentina llegó a esta final luego de vencer 48-8 a Perú, 42-18 a Puerto Rico, 54-10 frente Guatemala, 24-18 ante Chile (por el Grupo A). En la semifinal, la victoria fue 39-17 sobre Groenlandia. Por su parte, Brasil venció 42-13 a Canadá, 42-22 a Colombia, 40-14 a Paraguay, 36-26 ante los locales y 35-21 frente a Uruguay (en el Grupo B). Por semifinales, la victoria verdeamarelha fue 32-24 ante el seleccionado trasandino.

 

Con sistemas defensivos opuestos en el comienzo, Argentina en 6-0 y Brasil en 5-1, la final tenía tintes de ser cerrada. Con Maciel en el arco argentino en buen nivel y con Leonardo Terçariol en el brasileño, continuando su buen rendimiento demostrado en la final sudamericana disputada en Cochabamba, Bolivia, semanas atrás. Pero, y por suerte para los dirigidos por Manolo Cadenas, el nivel de Ferrugem bajó y Maciel comenzó a sumar atajadas de calidad y claves ante el campeón defensor. A esto se sumó la gran intensidad defensiva albiceleste, que no dejaba espacios en los seis metros.

Figura. Federico Pizarro intentando superar a Thiago Ponciano. El lateral derecho de UNLu fue el goleador del partido con 10 tantos.
Foto: Santiago Russo / Play Handball / CAH.

Mientras que por el lado ofensivo, Los Gladiadores disfrutaban de la verticalidad del mayor de los hermanos Pizarro y el menor de los Simonet. Argentina apostaba a subir la pelota en velocidad tras los errores de Brasil y los dirigidos por Washington Nunes estaban desconcertados en defensa y perdidos en ataque. Un primer tiempo sin fisuras para los vestidos de celeste y blanco que, con rotación de jugadores, no bajaron el nivel y redujeron a un Brasil que cuenta con figuras en grandes equipos europeos. El entretiempo llegaba con el seleccionado nacional ganando 13 a 8.

El segundo tiempo tuvo un comienzo similar: Maciel seguía intratable en el arco argentino, la defensa no le daba espacios al rival para que puediera reducir la diferencia, con Pablo Vainstein como baluarte, y el ataque mantenía su contundencia y fluidez. Pero Brasil, de a poco, iba levantando su nivel, respaldado en las atajadas de Cesar de Almeida y en los goles de Thiagus Petrus, próximo jugador del Barcelona. La diferencia, que llegó a ser de nueve goles, se redujo a cinco faltando 10 minutos para el final del encuentro.

El final del partido mostró a Brasil defendiendo en marca personal por toda la cancha, y a la Argentina cerrando el partido con sobriedad. Con grandeza, con tranquilidad. Como se tiene que cerrar un torneo de esta índole. Argentina venció 29-24 a Brasil, volvió a ser campeón continental y, ahora, espera por el sorteo del Mundial, que se disputará en Alemania y Dinamarca en enero del año que viene. Ahí la historia será otra, y no hay que detenerse en eso. Hoy, Argentina vuelve a ser monarca continental luego de cuatro años.

 

“Somos justos ganadores”

 

Tras la final, Manolo Cadenas y los jugadores se expresaron a través de la cuenta oficial de la Confederación Argentina y también en sus redes personales.

Gonzalo Carou: “Felices de la vida de volver a salir campeones panamericanos. Sabíamos que iba a ser muy duro pero creo que jugamos un torneo impecable y creo que somos justos ganadores. A disfrutar esto”.

Manolo Cadenas: “Estoy muy satisfecho con los Gladiadores. Después del gran partido de ayer, era muy difícil imaginar que pudiésemos jugar como lo hemos hecho hoy, dominando de principio a fin. Contentísimo de este título. Capitanear a estos jugadores es un orgullo”.

Pablo Simonet: “Tanto sacrificio, cansancio, dolores, frustraciones, hoy nos ponen en lo más alto y esta sonrisa no nos la borra nadie. Gracias a los argentinos por bancarnos en esta final. Estamos muy contentos, desbordamos de felicidad”.

Federico Vieyra: “Estamos muy felices de ser nuevamente campeones de América. Gracias a toda la gente que está apoyando desde Buenos Aires, lo compartimos con ustedes”.

Lucas Moscariello: “Dicen que los sueños están hechos para cumplirse, dicen que el deporte siempre te da revancha. Agradezco a este equipo por enseñarme que es verdad”.

Leo Maciel: “Sin palabras. Partido soñado y con la camiseta más linda de todas”.

Federico Pizarro: “No saben lo difícil que es hacer lo que hicimos hoy. La mística Gladiadores está intacta. Es obvio que no voy a soltar esta copa pero se la quiero agradecer al equipo, a estos leones que se matan adentro de la cancha, al cuerpo técnico, a nuestras familias y a toda la gente que ve en los Gladiadores algo diferente. Esta copa también es de todos los chicos que forman parte del plantel largo y que sabemos que se mueren por estar acá con nosotros. Esto es para toda la Argentina”.

Sebastián Simonet: “Son todos una manga de descerebrados, pero en serio… eso si, ¡también son campeones de América! Todo esfuerzo tiene su recompensa. Torneo impecable, de principio a fin, de todo el equipo. Gracias por seguir haciendo crecer a este deporte y por dejarme formar parte”.

Gastón Mouriño: “No hay sensación más linda que perseguir un sueño y poder cumplirlo. Gracias a los que siempre están a mi lado”.

Lucas Thiele

Cualquier similitud con la realidad es pura coincidencia.