Revancha, final y Mundial

Argentina derrotó de forma contundente a Groenlandia y jugará la final del Panamericano frente a Brasil, hoy a las 15.00. Con esta victoria, Los Gladiadores se clasificaron al Mundial de 2019, que se disputará en Alemania y Dinamarca.

Revancha. Esa es la primera palabra que aparece en la previa al partido. Groenlandia y Argentina se volvieron a encontrar oficialmente luego de aquel encuentro que disputaron el 15 de junio de 2016, en Tecnópolis, en el marco del Panamericano 2016. Los isleños vencieron por 25 a 23 en aquella tarde bonaerense, dejando en jaque la clasificación argentina para el Mundial de Francia 2017. Pero, esa historia es conocida.

Capitán. Gonzalo Carou gritando uno de sus dos goles.
Foto: Santiago Russo / Play Handball / CAH.

Ahora, los roles del relato estaban invertidos: Groenlandia era el local, se encontraba frente a su gente y en su torneo. Buscando clasificar al Mundial que se realizará en 2019, en Alemania y Dinamarca. Argentina, por otra parte, era el invitado a la fiesta ajena, el que buscaba sacar partido de ella y disfrutarla al máximo. Y apropiarse de uno de los boletos directos para la cita mundialista.

Y así se dio. Con una defensa 6-0 que mutaba a una 5-1 si Minik Dahl Hoegh, lateral izquierdo groenlandés, tomaba el central, que aprovechaba los errores del conjunto local y recuperaba pelotas para salir de contra en primera oleada y definir. Mientras que, en el ataque posicional, Argentina gozaba de buena movilidad de pelota, generación de espacios para lanzamientos desde los 9 y los 6 metros, y juego fluido con el pívot. Con un fly incluido.

Argentina hizo buen uso de las situaciones en superioridad y, sobre todo, en inferioridad numérica. En este rol recuperaron varias pelotas ante un ataque vikingo que sólo se repetía en errores. Los Gladiadores aprovecharon esto para comenzar a cerrar el encuentro y para darle rotación al equipo. El nivel de juego del conjunto nacional no se vio afectado por esto. El seleccionado argentino, que vestía de azul, mantenía el nivel y se escapaba en el marcador.

El entretiempo dejó a Los Gladiadores arriba por nueve goles (17-8), con el aporte goleador de Federico Fernández, para una segunda mitad de partido que prometía continuar con un dominio argentino; pero con algo más de fuerza en el juego del conjunto local. En los siguientes 30 minutos, los dirigidos por Manolo Cadenas aplastaron a un rival que se hundía en sus errores.

Mano a mano. Pablo Simonet frente a Isak Olsen, arquero groenlandés. El argentino marcó 3 goles en el partido
Foto: Santiago Russo / Play Handball / CAH

Las 2460 personas (el 16.62% de la población de la ciudad de Nuuk) que asistieron al Inussivik Handball Arena fueron testigos de un conjunto albiceleste que fue pura contundencia y que jugó con la misma intensidad durante los 60 minutos. Y que logró tomarse revancha de la derrota del Panamericano de 2016, ganando el partido por 39 a 17 y clasificándose a la final por undécima vez. La final que disputarán Los Gladiadores será, nuevamente, frente a Brasil, por octava vez desde que se disputan Panamericanos.

En las siete ocasiones anteriores, Argentina venció en cinco veces; mientras que Brasil ganó sólo dos encuentros. Los brasileños son los campeones defensores, pero eso no importa en estos partidos. Los Gladiadores, que ya están en el Mundial de 2019, buscarán levantar el título panamericano nuevamente, en el fiordo de Nuup Kangerlua, luego de ocho años.

Lucas Thiele

Cualquier similitud con la realidad es pura coincidencia.