Sorpresa mundial: empate entre Brasil y Japón

La primera sorpresa de la fecha fue traída por parte del grupo C, en el cual Brasil y Japón empataron en 28. Las niponas consiguieron un valioso punto, pese a los grandes esfuerzos hechos por Rodrigues, Amorim y Arenhart, en un “mal” comienzo para las sudamericanas.

En esta primera fecha del grupo C del mundial femenino, se dio una de las primeras sorpresas de la tarde. En lo que parecía uno de los partidos sencillos de la fecha, o al menos en papeles daba esa impresión, Japón dio un batacazo al empatar en veintiocho goles con Brasil, tras la anulación de un tanto de Eduarda Amorim que habría puesto a las cariocas arriba por la mínima. Lo más asombroso de este resultado es que, durante el transcurso del encuentro, Japón estuvo siempre arriba, y lo deja escapar en el final.

Las niponas plantearon desde el comienzo un juego veloz, con culminación en sus extremos (como al que en su momento Corea del Sur nos había acostumbrado), y con una defensa abierta (3-3), que colaboraba con el buen nivel de su arquera Kametani. Esta receta fue clave para poder estar gran parte del partido arriba; siendo especialmente eficiente en el primer tiempo, donde lograron cosechar una diferencia de siete goles a su favor. Así es, al promediar los veinticinco minutos de la primera parte, Japón vencía 14 a 8 a Brasil, quienes parecían no poder reaccionar de este duro golpe.

Sin embargo, a falta de cuatro minutos para que terminara el primer tiempo, la arquera verde-amarela fue sustituida: entró Arenhart, reemplazando a Pessoa, quien solo había podido detener dos balones.  Es a partir de allí que comienza una rápida remontada carioca, la cual partió de grandes intervenciones de su arquera, que permitieron que el equipo se levantara. Así, se llegó al entretiempo con Japón aventajando tan solo en tres tantos a Brasil, que caía 12-15 en ese momento.

Al comenzar el complemento, Brasil parecía haber vuelto al partido, y decidido a ir por todo; para ello, cambió su tradicional defensa 6-0, por una 5-1 más profunda, para perturbar el rápido movimiento de pelota de las japonesas. Poco a poco, las sudamericanas lograron recortar diferencias. Pero, poco antes de los tres minutos del complemento, su extremo izquierdo (Samira Rocha) fue echada del juego por acumulación de exclusiones. Pese a esta importante baja, las brasileñas lograban ponerse por la mínima, pudiendo tomar provecho de una mala pasada.

A partir de aquí hubo un lapsus de show de arqueras, tanto de Arenhart, como de Kametani. Pero este desenlace favoreció a las asiáticas que, en trece minutos, lograron estirar la diferencia a cuatro goles a su favor, obligando a las cariocas a pedir un tiempo muerto. Una vez más, Brasil logró recortar la diferencia a dos goles (cayendo 19-21), y de nuevo las japonesas pudieron ponerse a cuatro. Esta secuencia se repetiría varias veces a lo largo de este tiempo, hasta que, a falta de nueve minutos, Ana Paula Rodrigues convirtió otro gol de arco a arco (algo que realizó varias veces a lo largo del encuentro), poniendo a Brasil nuevamente a dos goles de distancia.

A los veintitrés minutos hubieron dos atajadas de Kametani, de contra y desde los siete metros, que pudieron haber sentenciado el encuentro, tras poner a su equipo nuevamente tres tantos arriba. Sin embargo, las brasileñas no quisieron bajar los brazos; e, impulsadas por sus tres figuras: Arenhart (quien se quedó con la última pelota nipona y redondeó un 42% de efectividad en el arco), Ana Paula Rodrigues (que empató el partido tras otro lanzamiento de arco a arco, tras un intento fallido de Japón de atacar con siete) y Eduarda Amorim, lograron llevarse un agridulce empate.

En realidad, las jugadoras de Brasil festejaron la victoria, ya que pensaron que el último lanzamiento exterior de Amorim había ingresado a tiempo (fue invalidado, pues ingresó luego de que la chicharra sonara).  Asimismo, cabe destacar el enorme esfuerzo realizado por Amorim y Rodrigues, quienes no tuvieron descanso durante el partido y convirtieron diecinueve de los goles de su equipo.

De esta manera, tras un encuentro prolijo (que probablemente se les escapó por falta de experiencia), con un juego muy dinámico, Japón se llevó un empate, y fue una de las sorpresas de la fecha. Este resultado no deja felices a ninguno de los equipos, dado que, por su desarrollo, Japón lo pensó suyo, y Brasil recibió esta primera cachetada, que, con algo de suerte, les servirá para retomar el nivel al que nos han tenido acostumbradas estas chicas.

Ficha técnica

Brasil (28): 1-Moreschi; 4- Rocha (3); 5- Joia; 7- Araujo (2); 9- Rodrigues (11); 10- Quintana (1); 11- Costa; 12- Arenhart; 13- Silva; 18- Amorim (8); 23- Da Rocha (2); 49- Machado (1); 84- Pessoa; 88- Costa; 90- Souza; 92- Silva.

Japón (28): 2- Nagata, M; 3- Sunami, K (1); 4- Sunami, Y (6); 5- Shiota (1); 7- Fujita (1); 9- Yokoshima (2); 12- Itano; 13- Katsuren; 15- Tada; 21- Ikehara (4); 24- Hara (7); 25- Ohyama; 27- Sasaki; 28- Nagata, S (2); 29- Matsumara (4); 30- Kametani.