Sigue remontando

Tras un mal arranque de partido, Colegio Ward se recuperó y venció como local por 28 a 23 a la Asociación Alemana de Quilmes en la tercera fecha del torneo clausura.

Colegio llegaba a este encuentro con una victoria frente a Estudiantes en La Plata tras haberse recuperado de un debut infructuoso contra Mitre. Por su parte, el Alemán venía de ganar sus dos partidos disputados, justamente, frente al pincha en la primera jornada y contra Nuestra Señora de Lujan en la segunda.

Los primeros minutos del encuentro, en esta ocasión jugado en el San José de Morón, serían todos para el cervecero que, con solidez y eficacia en sus líneas, se ponía 4 a 0 arriba en el arranque. Los goles llegaban principalmente a través de los extremos Benjamín Testa y Fabricio Foppiani, quienes salían rápido de contraataque, aprovechando la dureza en la defensa, que les permitían tener estas ocasiones.

Sin embargo, los dirigidos por Rodolfo Jung empezarían progresivamente a remontar tras más de cinco minutos iniciales sin goles. De a poco, los de Pucho ajustarían la defensa y cerrarían los espacios tras cambiar el sistema de un 6-0 a una 5-1 con el juvenil de la selección argentina Pedro Martínez Cami como avanzado. Subsiguientemente, esto le generaría más situaciones a Ward que se mostraba decidido a cambiar la historia.

A falta de pocos minutos para finalizar la primera etapa, el conjunto de Villa Sarmiento daría vuelta el tanteador tras haber estado desde el principio del enfrentamiento abajo en el mismo. Pablo Portela y Ezequiel Flores aportando goleo, fueron los principales exponentes en la remontada. A ellos también se les sumaba el junior Kevin Capurro quien era el encargado de lanzar los penales y también contribuía desde el extremo, aunque sería descalificado por un lanzamiento a la cara del arquero Santiago Algozino, según la interpretación de los árbitros Salguero y Patiño. En conclusión, el primer tiempo finalizaría 13 a 11 a favor del local.

Una segunda mitad cambiante

El complemento sería muy cambiante ya que Ward se alejaría aun más en el resultado al comienzo,  llegándose a poner cinco goles arriba de su rival. Pero el visitante volvería a mostrar el buen juego que había desplegado en el primer tramo del duelo, llegando incluso a poner de nuevo arriba en el marcador en gran medida gracias otra vez a Foppiani (goleador del partido con 10 tantos) y la aparición en el goleo de Mariano Rumbo.

Aun así, el rojo no perdería la calma y se llevaría el partido. En el último trecho, los goles de Flavio Ferrantelli y Nicolás Vega le alcanzarían para asegurarse los tres puntos, ante un equipo de Gull que parecía desgastado por el poco recambio. Cabe destacar que habría momentos de tensión entre algunos jugadores de Quilmes y el público del local durante y después del encuentro.

“Fue un partido duro que arrancó de menor a mayor para nosotros”, comentó el arquero del elenco wardense Juan Cruz Aramayo. Además, el junior habló sobre la remontada de su equipo en el partido: “La clave para sacarlo adelante estuvo en el momento que le pusimos más intensidad a la defensa para poder salir de contragolpe y ganar confianza en el juego. Quilmes siempre es un duro equipo pero creo que se nos dio mejor el partido a nosotros por la confianza que ganamos”. Por último, Aramayo explicó para qué esta Ward en este torneo: “Ahora estamos pensando en ganar los partidos que vienen para que se nos dé lo que no logramos el torneo pasado y también sumar puntos para el nacional del año próximo y entrar al Súper 4”.

Ahora, Ward deberá medirse con Luján, que viene de caer ante Dorrego, mientras que Quilmes deberá recuperarse cuando reciba a UNLu, que venció a Estudiantes como local.

Lucio Ferrantelli

Estudiante de Comunicación Periodística en la UCA. Siempre para adelante.