Una pinturita

Dice una conocida canción que “uno vuelve siempre a los viejos sitios donde amó la vida” y eso parece estar pasando en Nuestra Señora de Luján.

Cleppe, Trotta, Capenti, Plati, Giangrossi, Viscovich, Canzoniero(s), Jung, Palladino, Rodríguez, Gazzano, Rechi, Roa. Todos apellidos ilustres para el handball azul y rojo. Entre todos deben sumar una tremenda cantidad de títulos, obtenidos principalmente en la década del ’90. Sin embargo, lejos del brillo de las copas, estos ex jugadores de la institución añoran un lugar: el playón. Ese en el que comenzó la historia dorada del Luján y al que hoy regresan para ayudar.

A fin del año pasado, se consumó el descenso de la Liga de Honor Caballeros, un golpe duro para un club acostumbrado a estar en lo más alto. Hoy, Luján intenta reconstruirse para volver a los días de gloria y qué mejor que contar con el apoyo de aquellos que supieron alcanzarla.

El primer paso será casi simbólico: arremangarse y pintar a nuevo un playón con mucha historia. La cuenta oficial del handball lujanero publicó una foto del diseño pensado para la cancha, con una leyenda: “Lo viste mil veces, lo pisaste diez mil. Curaste más de una frutilla en la rodilla y gritaste mil goles ahí. ¿Te gustaría verlos así? #SueñosQueSeCumplen #FaltaPoco”.

Christian Canzoniero, uno de los arqueros de ese equipo histórico, contó cómo surgió la idea: “Nos juntamos para los 40 años del club y, como sabemos que la institución no está atravesando un buen momento y que muchos papis y jugadores con buena predisposicion se están haciendo cargo del club, intentamos darle una mano”.

¿Será el despertar de un gigante? El tiempo lo dirá.

Stefanía León

Tesista de Ciencias de la Comunicación en U.B.A. y jugadora de Handball en la Municipalidad de San Miguel. Obsesiva de las redes sociales, buscando innovar siempre. Ex C5N y abriendo camino en A.F.A.