Empate agónico

Eslovenia y Alemania igualaron 25-25 en un partido intenso, con un final polémico y de varios reclamos.

 

Segunda fecha del grupo C de la Euro de Croacia. Un duelo más que atractivo entre Eslovenia, último bronce mundialista, y Alemania, campeón defensor y siempre candidato al título.

El duelo tuvo a los dirigidos por Veselin Vujovic como claros dominadores de la primera mitad en todos los aspectos. Ya sea en el arco, con un 46% de atajadas para Urban Lesjak, como en el poderío ofensivo con las buenas actuaciones de Miha Zarabec y Borut Mackovsek rotando en el central. Como consecuencia, se fueron al descanso ganando 15-10.

Janc define ante Wolff – Foto EHF EURO

Sin embargo en el segundo tiempo el ganador del primer Mundial masculino despertó. Poco a poco aprovechó las exclusiones y errores rivales. Le dio mayor uso a sus extremos (Uwe Gensheimer fue el goleador con 7), así como a los penales para darlo vuelta y pasar al frente por única vez en el partido, recién a los 20 minutos de esta mitad.

Pero cuando los de Christian Prokop estaban en alza, otra vez apareció la calidad de Zarabec para desorbitar a la defensa contraria, mantener a su país con vida y darle un cierre emocionante al encuentro. Los últimos segundos tuvieron de todo: un gol germano que empataba la historia en 24. Un saque rápido desde el centro, una contra eficaz definida por Blaz Janc a falta de seis segundos que desató una euforia desmedida y derivó en un error que no es propio de tal nivel.

Es que el festejo de Eslovenia llamó tanto la atención de la cámara principal que no mostró la última jugada que Alemania reclamó. Y esto, sumado a la tardanza de los árbitros para tomar una decisión, confundió a muchos espectadores sobre cuál era la duda.

Resultó ser que con casi tiempo tiempo cumplido (si es que no lo estaba), los alemanes tiraron un manotazo de ahogado: lanzaron directo al arco desde mitad de cancha y el bloqueo de tres eslovenos no respetó los tres metros reglamentarios. Como consecuencia apareció la roja para Blaz Blagotinsek y penal para el campeón de la edición del 2016 por la regla de los últimos 30 segundos. Tobias Reichmann no dudó desde los 7 metros, le ganó el mano a mano a Matevz Skok y sentenció la igualdad en 25-25.

Con este resultado los teutones se colocaron en la segunda posición con 3 puntos, uno menos que el líder Macedonia, y ya están clasificados a la próxima fase. Mientras que la selección que fue medalla de plata en la Euro de 2004 deberá al menos empatar con Montenegro para no quedar eliminada.