La Patriada del año

Después de un muy complicado 2016, el conjunto mayor femenino de Varela logró la hazaña más buscada y se consagró dos veces en la punta de la tabla. Este 2018 buscará hacer el mismo ruido pero un escalón más arriba, en Tercera División.

 

“No me pregunten cómo pero este equipo en diciembre es bicampeón”, fueron las primeras palabras de Leonardo Castro en su presentación como nuevo DT de un grupo que, sin saberlo entonces, haría la patriada del 2017. Como de boca de gurú, la predicción fue directo al ángulo: doble vuelta olímpica y el ansiado ascenso para quienes, un año atrás, habían tocado fondo en la tabla de posiciones. Sí, así de lindos son los giros del handball.

Soledad Centurión, la pivot de 21 años, vivió aquel Clausura 2016, donde el mejor resultado fue un empate, y cuenta: “Veníamos de un año muy duro y teníamos que cambiar la cabeza, como grupo e individualmente”. Para esto, una dirigencia renovada llegó con la idea ambiciosa de alzar copas: “Había que volver a inyectarles confianza. Yo trataba de estarles encima para que vean que no son menos que nadie. Creo que mi entusiasmo las contagió para bien”, dice Castro y agrega: “Todo eso acompañado de resultados es mucho más fácil”.

La clave fundamental para restituir la seguridad de las chicas la encontró a través de “la sana competencia por ganarse un lugar en la cancha”, en un equipo donde las jugadoras de inferiores pisan fuerte: “Siempre dejé en claro que para mí no había ni juveniles ni juniors. Eran todas mayores”.

El camino era aquel, sin dudas, y los resultados están a plena vista en las tablas, donde La Patriada fue líder en ambos momentos del campeonato. 73 puntos, 23 partidos ganados de 26, un empate y dos derrotas muestran los números generales, donde del segundo puesto (Club Cultural Guernica) hay cinco unidades de distancia.

“Creo que nuestro fuerte es la defensa, lo demostramos en la tabla. Fuimos el equipo con menos goles en contra. La diferencia que veía entre nosotras y los demás era que sabíamos muy bien lo que íbamos a buscar en cada partido, teníamos nuestro objetivo”, ostenta Soledad.

En la segunda mitad del torneo, después de quedarse con la punta del Apertura, el equipo de Florencio Varela tuvo un desempeño similar al anterior: perdió una sola vez, frente a Campana Boat por 16 a 15, y sumó un empate frente a San Lorenzo, en la última fecha, por 22 a 22. Sin embargo, tuvo su revancha ante Club Cultural Guernica contra quien había caído por 12 a 17. Esta vez, el resultado estuvo a favor del campeón por 22 a 19.

“El cambio que vi de un torneo a otro fue la mentalidad. Eran otras personas totalmente diferentes a las que conocí, se llevaban el mundo por delante. Cada partido lo salían a jugar como una final”, explica orgulloso el entrenador, y continúa: “Eso se sumó al debut de varias juveniles, que fueron fundamentales para conseguir el objetivo final. No se notaba diferencia entre una jugadora de 17 años o una mayor de 30. Eran todas una”.

Puestos ambos pies en Tercera, La Patriada se prepara para el nuevo campeonato aunque, esta vez, sin Leonardo Castro. El DT de 36 años decidió dar un paso al costado y su lugar lo ocupará Samuel Pelufo, entrenador de las juniors.

Con la casaca puesta y tras un año de autosuperación, como ella lo define, Soledad quiere repetir el ascenso. Objetivo que no sorprende sea el compartido por el resto del plantel: “Definiría a mi equipo como soñador, lo hacemos en grande. Tenemos nuestros sueños y hay que trabajar muy duro para conseguirlos. Somos un club chico, que esta en pleno crecimiento, y lo que todas queremos es dejar a La Patriada en lo más alto”.