El sueño se volvió realidad

La tira femenina de River continúa con un año excepcional. A falta de de cuatro fechas para el final del año, ya se aseguró un lugar en la Liga de Honor Damas para el 2018. 

 

Hace algunos meses, River se consagró campeón invicto en la Primera División y se permitía soñar en grande con el ascenso a la Liga de Honor. Hoy, a falta de cuatro fechas para el final del año, ese sueño ya es una realidad.

Es que, tras ganarle a San Miguel el pasado fin de semana y sacarle ocho puntos a la Asociación Alemana de Quilmes con 12 en juego (mínimamente sumará uno por jornada y el “Alemán” deberá medirse con Muñiz, segundo en la general), el Millo ya sacó su boleto para la Liga.

Pero este camino no es mera casualidad. Tras descender en 2014, se planteó el objetivo de regresar. No lo consiguió en 2015 y quedó frente a las puertas el año pasado, cuando ascendieron Ferrocarril Mitre y Vélez. Sin embargo, River nunca paró de luchar.

A la vez trabajó de forma impecable en Inferiores. Formó una camada excepcional: consiguió un bicampeonato en Cadetas, que luego repitieron siendo Juveniles. Algunas hasta ya debutaron en Mayores para aportar al juego que tantos resultados positivos les dio.

Justamente toda esa dedicación al fin y al cabo tuvo su recompensa. Con un plantel mixto entre juventud y experiencia, la Banda no encontró rival a la altura en la Primera Damas y ganó todo lo que jugó en el Apertura, promediando 30 goles a favor y sólo 21 en contra por partido.

Y por si fuera poco, en el certamen corriente aún sigue invicto y con muchas chances de pelear por un nuevo título contra Quilmes, producto de ocho victorias y un empate, aunque con la satisfacción de un deseo cumplido. Las chicas ya demostraron que el trabajo duro y un proyecto bien organizado da réditos, aunque seguramente harán lo posible para pisar fuerte en una Liga de Honor que cada día está más competitiva.

Camila Battaglia tomó la palabra sobre este mérito y contó: “Estaba muy motivada, era mi objetivo principal para este año. Además, me pone muy contenta saber que el sacrificio que venimos haciendo hace años está teniendo sus frutos”.

Sin embargo, una de las artilleras que tiene el conjunto de Núñez, tanto en inferiores como en mayores, aclaró que el camino no fue fácil ya que cada partido lo pensaba como una final: “Creo que eso fue fundamental para conseguir los resultados”, aseguró.

Al momento de resaltar cualidades, Cami no dudó: “La actitud que pusimos en cada partido, la unión del grupo y la defensa”. También elogió y destacó la relevancia de sus arqueras, entre las que se encuentra Natalia Cabo, una de las jóvenes con mayor proyección a futuro bajo los tres palos en el ámbito local.

Por último, dejó palabras de agradecimiento para todos los que las alentaron y concluyó: “Espero podamos seguir dándoles alegrías. Fue muy importante la confianza y el apoyo que nos transmitieron día a día”.

Ahora, el mundo River afrontará el cierre de año con al menos un festejo más: ambas ramas del Handball nuevamente serán parte de la Liga de Honor en la próxima temporada.