Diego Simonet: “Fue una de las mejores derrotas de mi vida”

Con un Diego Simonet encendido y clave con seis goles, Montepellier dio otro golpe de escena y dejó afuera de los cuartos de final al Barcelona pese a caer por 30-28.

Montpellier viajó hasta Cataluña con la tarea de mantener los tres goles de ventaja (28-25) que le había sacado a Barcelona en la ida de los octavos y así lograr meterse entre los mejores ocho equipos de la Champions League.

Sin embargo, no era una misión sencilla. El Barça venía de coronarse campeón de la Liga Asobal por octava vez consecutiva; mientras que el equipo de Diego Simonet previamente cayó 23-22 contra el PAUC y en la Lidl Starligue y sólo le lleva dos puntos de ventaja al PSG. Además, el máximo ganador de esta competencia (9 títulos) nunca había perdido ante un equipo francés en el Palau Blaugrana. Pero las estadísticas están para romperse…

De entrada Montpellier salió más motivado y eficaz. Todas las jugadas pasaban por las manos del central y los tiros de nueve metros se volvieron moneda corriente. Tal es así que en menos de seis minutos sacó un parcial de 7-3 con el Chino y Melvyn Richardson encendidos.

Pero con el paso del tiempo el dueño de casa se afianzó. Las atajadas de Gonzalo Pérez de Vargas animó a todo el público como a sus compañeros. La primera línea, comandada por Timothey N’guessan, Aron Palmarsson y Dika Mem de izquierda a derecha, hizo notorio su poder ofensivo con lanzamientos externo. Y sumado a la efectividad de Aleix Gómez desde el wing derecho, le permitió a Barcelona dar vuelta el resultado y pasar al frente por dos.

Como consecuencia los dirigidos por Patrice Canayer salieron a presionar un poco más y llegaron al empate en el minuto final de la primera mitad. Sin embargo, sobre la chicharra Víctor Tomás convirtió un gol y el elenco blaugrana se fue al descanso ganando 15-14.

Ya en el complemento el local cambió el esquema defensivo a una 5-1, con un avanzado sobre Simonet. Sabía que el argentino podía complicarle el partido. Esto hizo que Montpellier cambie de plan ofensivo: buscó más los espacios en 6m, aunque sin demasiadas ideas. Además se chocó con un arquero culé que se agigantó.

El Barça dio cuenta del gran momento que pasaba y, si bien encontró resistencia en la portería visitante defendida por Nikola Portner, poco a poco sacó rédito. Estiró la diferencia a seis tantos por medio de un Palmarsson vital que fijaciones y pases en velocidad generó espacios para todo el equipo. Esto se vio reflejado en que antes de los 16’ el conjunto francés gastó sus dos time out que le quedaba.

A partir de allí el campeón de la temporada 2002/03 reaccionó, dio señales de vida y mejoró la movilidad de pelota y puntería, sobre todo con el Chino en cancha. Las ideas y asistencias de éste fueron claves para achicar la diferencia a uno y volver a manejar el posicional con mayor tranquilidad.

El encuentro se tornó ida y vuelta, con mucha emoción en el final. Los de Xavi Pascual debían sí o sí sacar cuatro de diferencia y estaban apurados, marcando 1 a 1. Pero en los últimos segundos, cuando los culés presionaban para recuperar la posesión, Diego hizo de las suyas: convirtió su sexto gol del partido (el Nº26 en la presente edición), un grito agónico que selló la clasificación a los cuartos de final pese a la derrota por 30-28.

Montpellier dio otro golpe de escena, similar al de la Champions de la temporada pasada cuando sacó al Kielce, también en octavos. Se convirtió en el primer equipo que pudo defender con éxitos 3 o menos goles de renta en el Palau desde el Teka Santander en 1992. Además, es la primera vez desde que se implementó el Final Four que el Barcelona no estará entre los mejores ocho, y la primera que un equipo español no se mete entre ellos desde 1987.

Ahora al actual líder de la liga francesa le tocará el Flensburg, equipo con el cual cayó en los 8vos de final en la temporada 2015/16, duelo en el que el Diego se lesionó la rodilla y no pudo estar en la vuelta.

La palabra del Chino

Tras la clasificación, le Messi du hand se hizo un tiempo para hablar con Das Handball:
“Estoy muy contento con la victoria. Bueno, derrota… Pero creo que fue una de las mejores derrotas que tuve en mi vida. El ambiente fue increíble, había muchos hinchas de Montpellier y fue una verdadera fiesta”.

Sobre el gol agónico Simonet comentó que “me habían dejado mucho espacio y era imposible que lleguen a cerrar, así que me tiré de cabeza. Nunca soñé en ganarle al Barça y dejarlo afuera de cuartos. Creo que es algo muy grande lo que logramos, pero no va a quedar más que en el recuerdo después sino logramos algo más este año”.

“Me gustaría llegar un poco más lejos. Estaría bueno entrar en el Final Four. Sin embargo el Flensburg tiene un equipazo hoy en día y va a estar más complicado. Va a estar bueno cruzarnos de vuelta y poder estar con equipo completo”, señaló sobre lo que queda de la máxima competición europea.

Sin embargo no deja de lado la Lidl Starligue y quiere seguir puntero: “Sabemos que va a ser complicado, tenemos que ganar todo para ser campeones. Creo que es más accesible ganar la liga que la Champions, aunque es positivo que estemos compitiendo en lo más alto de todo”.

Por último destacó la televización en Argentina a través de Deportv al reconocer que “el trabajo que hicieron Gastón Rudich y Hernán De Lorenzi fue muy groso. Ojalá siga así por mucho tiempo y yo pueda seguir compitiendo en Liga de Campeones. Hay que disfrutar este momento”.