El Trenero se reencontró con la victoria

En un duro partido, los chicos de Mitre se llevaron los tres puntos a casa, tras vencer como visitantes a Argentinos Juniors por 25 a 26.

Por la tercera fecha del Metro Apertura, los de La Paternal y el Trenero se enfrentaron en el Globo. El ambiente era una caldera, luego de la agónica victoria del Bicho en su rama femenina. En este contexto y con una cancha colmada, los locales querían conseguir su primera victoria. Sin embargo, frente a ellos estaba el siempre difícil (y con igual necesidad de sumar de a tres) Trenero que se encargó de aguarle la fiesta, al ganarle a los anfitriones por 26 a 25.

En los primeros treinta minutos la paridad fue regla, con una ligera ventaja para Mitre que, cada tanto, lograba ponerse uno arriba. Pero, cuando esto sucedía, rápidamente contestaba Argentinos, intentando demostrar que en su casa no se la iban a dejar nada fácil. En esta parte, para los de Siso, los lanzamientos exteriores de Juan Mendonca fueron la clave; mientras que, para los locales, su juego pasaba por Antonio “Tonchi” Vázquez y Kevin Capurro.

A lo largo del complemento, el Trenero se mostró superior, estirando su ventaja hasta cuatro goles (21-17 a su favor). Sin embargo, el Bicho no estaba dispuesto a dejar que se le escapara. Así fue como, en menos de cinco minutos, los locales lograron un parcial 3-0 y volvieron a estar en partido. Esta secuencia se repitió varias veces: los de Siso sacaban dos o tres goles de diferencia y los de Capurro lo empataban.

Es más, aquella historia volvió a reiterarse a falta de cinco minutos, donde Mitre se aventajaba por 25 a 22. La lógica indicaría un partido cerrado, pero lejos estuvo de ser así, ya que los de La paternal, con amor propio y velocidad, pudieron meter un parcial 2-1. Esto los dejaba dos goles abajo (24-26) con un minuto y medio por jugarse. En la siguiente jugada, Abdala vio la roja, por lo que los árbitros interpretaron como un golpe a la cara a un jugador de Argentinos. Acto seguido, la localía convirtió, poniéndose a uno. A doce segundos del final, los de Capurro recuperaron la pelota y su DT pidió un último tiempo muerto. Los de La Paternal sacaron al arquero para jugar seis contra cinco en lo que restaba de partido (Labartete había sido excluido). Sin embargo, este ataque en superioridad no fue bien encauzado y, gracias a su sólida defensa, los de Siso se llevaron el partido por la mínima.

Los de San Martín venían de dos partidos muy duros y parejos en las fechas anteriores, habiéndose quedado en la puerta de la victoria en ambos casos. Por el otro lado, los de Capurro llegaban con la esperanza de sumar su primer triunfo de local. Con ambos cuadros sabiendo lo esencial de sumar desde las primeras fechas, se prometía un partido muy intenso. Y, de hecho, lo fue. Un encuentro tan parejo y físico que, hasta que no sonó el pitido final, no estuvo cerrado.

 Foto:  Ayelén Vallejo para Das Handball